Menéndez Camina, padre e hijo

Por Alberto del Río Legazpi (16 de enero, 2011)

No piensen que insto al guerrero Pedro Menéndez de Avilés, a bajar del pedestal de su conjunto escultórico que tiene plantado en el parque del Muelle de la ciudad asturiana.

Esta es una columna, rotundamente arquitectónica, y especialmente dedicada a cientos de corporaciones que se han sucedido en el Ayuntamiento de Avilés, desde hace más de un par de siglos hasta hoy mismo. Miles de ediles que han ignorado, en estos cientos de años, las obras de unos autores que han ennoblecido esta ciudad. Nacieron y vivieron en Avilés. Y aquí -y por Asturias- trabajaron.

Si ustedes visitan la catedral de Oviedo, la primera capilla según entran a la izquierda está dedicada a Santa Eulalia. La hicieron ellos. Si ustedes van a ver alguna expo al palacio de Revillagigedo de Gijón, sepan que ellos trabajaron su fachada, hoy gastada de salitre. Si se adentran por las Asturias podrán ver iglesias y capillas que ellos diseñaron.

Pero tampoco necesitan salir de Avilés para admirar obras que el tiempo ha conservado y en las que perdura su maestría: La fachada sur del palacio de Camposagrado (para muchos especialistas el mejor ejemplo del barroco asturiano), el palacio de Llano Ponte (hoy, desgraciadamente, destrozado su interior y transmutado en minicines) el pórtico de la iglesia de San Nicolás de Bari… En todos esos sitios han dejado música congelada en piedra, para admiración propia y de extraños, que parecen admirarlos más que los propios.

Aunque de un modo vago todo esto era conocido, pero es que hace unos años que enseñantes de la Universidad de Oviedo (como Germán Ramallo o Vidal De la Madrid) nos han puesto su ingente obra delante de las narices.

Pero sigue siendo inútil. No hay nada que los recuerde: ni la más desangelada calle, ni una alejada plaza, ni un decente centro docente que lleve el nombre de esta saga de arquitectos impagables.

Se llaman, porque con ellos hay que expresarse en presente, Francisco Menéndez Camina, padre e hijo. Y el futuro, también les pertenecerá, mientras sus obras arquitectónicas sigan perdurando.

Categoría: General | Comentarios(15) | enero 2011 |

15 Respuestas a “Menéndez Camina, padre e hijo”

  1. Pamplonés Escribió:

    Con usted uno siempre aprende cosas, oiga.
    Y digo yo, ya será hora de dejarse de peleas políticas y empezar a trabajar por el patrimonio avilesino como éste se merece.

  2. Koldin Escribió:

    La verdad es que mi ignoracia es supina en casi todo y, en este asunto, más. Quizá haya llegado el momento de comenzar a recuperar la memoria, en este caso, de la arquitectura, porque, además de los Menéndez, Avilés cuenta con un largo catálogo de “piezas”, maestros y estilos (algunas de las cuales siguen sufriendo los embates de la piqueta).

  3. xuga Escribió:

    Escribidor, gracias por ilustrarnos cada día un poco mas sobre Avilés y sus gentes, los Menéndez Camina, dada la calidad y belleza de sus obras, seria necesario divulgarla y documentarla, también la Villa debería recordarlos de alguna manera.

  4. Nemo Escribió:

    A raíz de las declaraciones del “ínclito” Arrabal y leyendo este artículo me pregunto cuanto durarán el medio huevo, la torre de control y el tobogán….
    Ya en varias ocasiones manifesté que, con reservas, no voy a dudar del desarrollo cultural del proyecto pero de eso a “alucinar” con unas sencillas construcciones que no tienen un ápice de arte hay un largo trecho.
    ¿Qué dirían los Menéndez Camina de estas parcas construcciones totalmente ayunas de arte?
    Llegó el Sr. Niemeyer, hizo así: -hagan un trazo en el aire- y todo el personal se comportó como los cortesanos del cuento infantil de aquel sastre que cosía con hilo invisible para los tontos y que solamente veían los listos….
    Si en pasados años la “fabricona” para sus usos industriales hubiese construido tales edificios las críticas de los “entendidos” con toda seguridad hubiesen sido feroces.

    Saludos

  5. W. Escribió:

    Para gustos hicieron los colores. Respeto, pero no comparto, la opinión de Nemo. Creo que simplifica demasiado la obra del arquitecto brasileño en Avilés y aun admitiendo que hay bastante papanatismo con ella, yo creo que es admirable en conjunto.
    Creo que el conjunto (repito conjunto) arquitectónico del centro Niemeyer es muy armonioso.
    El olvido de Avilés con los arquitectos avilesino Menéndez Camina no tiene nombre. Y demuestra una escandalosa falta de sensibilidad, y en especial de los concejales de Cultura que ha habido (y hay) en la corporación de avilesina.

  6. otro menéndez Escribió:

    Nadie es profeta en su tierra, incluso los arquitectos, que muchos de ellos no parecen de este mundo, por la pompa que se dan (o les damos).

  7. Gil de Jaz arriba Escribió:

    Perdona Alberto, pero esto es lo de siempre. En Aviles mucha labia y presunción de su villa y todo eso. A la hora de la verdad, cuando tienen que reconocer a sus propios NADA DE NADA. A los hechos de Menendez Camina me remito.

  8. Cello Escribió:

    A Gil de Jazz: puede que algo de eso haya, pero es tan normal en Avilés como en Pekin, o en Brasilia. ¿O no?

  9. Ito Escribió:

    Yo también creo que es una injusticia y falta de conocimiento histórico por parte de un ayuntamiento (hoy es el de Aviles) a gente tan célebre, arquitectónicamente, como los Menendez Camina (padre e hijo).
    Parece mentira que con el casco histórico que tiene Aviles (es decir: con los edificios históricos) no haya ninguna autoridad que reconozca algo TAN PALPABLE ¿no?

  10. Pamplonés Escribió:

    Qué manía que, para defender, haya que atacar.

  11. Koldin Escribió:

    Hay algo muy de la tierra que se resume en una frase: “De qué se trata que me opongo”. El Centro Niemeyer causa resquemor en muchos, quizá porque no es una iniciativa suya…Pero, Oscar Niemeyer tiene reconocimiento universal y obras (diversas) en lugares tan distantes como Haifa (Israel), Milán, Madeira, Paris, Nueva York…y Avilés. Compararlo con los Menéndez Camina es, simplemente, ridículo.
    Otra cuestión es por qué no sabemos de estos dos arquitectos. Por qué seguimos sin saber nada. Y esto es algo que no se soluciona con una plaza ni denostando la obra de Niemeyer. A mi me apasiona Goya, y también Picasso. ¿Por qué tengo que elegir?.
    El que no sepamos, sinceramente, no es problema del Ayuntamiento (del que sea). A pesar de lo que dice Alberto, la Universidad asturiana ha sido incapaz de acercar el conocimiento de estos temas al vulgo ignorante. Los sesudos artículos científicos sirven más para alimentar egos y, sobre todo, para “hacer curriculum”. Y, así, mientras es relativamente fácil encontrar obras de divulgación sobre Niemeyer, no las hay sobre, por ejemplo, los Menéndez Camina. Es cierto que, hoy, gracias a Niemeyer se despierta el interés del personal en esta bella arte (la Arquitectura).
    Por cierto, si hoy se un poco más de los Menendez Camina no es gracia al doctor Vidal de la Madrid sino a mosén Alberto del Rio.
    A Gil de Jaz: ¿Me podría decir cuántas calles hay en Oviedo dedicadas a sus arquitectos más preclaros?. ¿Sabría decirme el nombre de diez de estos profesionales y poner al lado su obra más destacada?.

  12. De V. Escribió:

    Cierto, Teótimo

  13. Pamplonés Escribió:

    Koldín, eres enorme. Sencillamente genial tu comentario

  14. Gil de Jaz arriba Escribió:

    Contestando a una pregunta que se me hizo, a propósito de mi comentario en el que señalaba la poca sensibilidad de Aviles para con sus ciudadanos honorables, en este caso arquitectos…
    Se me preguntaba por los nombre de calles de Oviedo que llevaran los nombres de arquitectos. Y las doy:
    Ignacio Álvarez Castelao
    Joaquín Vaquero Palacios
    Juan Miguel de la Guardia
    Mariscal Solís
    Pérez de la Sala
    Ventura Rodríguez
    Enrique Quirós Montes de Oca

    Que tome buena nota quien lo pidió.
    Oviedo es una ciudad agradecida y respetuosa con quienes la han honrado. No como otras ciudades, en este caso: Aviles. Lamentable, amigos.

  15. Luciano B. Gil Escribió:

    El desconocimiento e ignorancia de las autoridades avilesinas hacia la importancia de arquitectos tan relevantes como los Menéndez Camino es muy preocupante, sobre todo ahora en este tiempo en el que predomina lo cultural…

Escribir comentario