Escritores asturianos de cine… ¡ay!

Por Alberto del Río Legazpi (26 de marzo, 2010)

Las obras de Alejandro Casona y de Armando Palacio Valdés inspiraron multitud de películas.

Si usted se da un garbeo -cosa recomendable, tanto física como químicamente- por el elevado e histórico barrio avilesino de Miranda deténgase ante el edificio de las antiguas escuelas y podrá ver una placa que le recuerda que “En esta escuela, aprendió a leer, Alejandro Casona (1915)”.
El escritor, residió en Avilés de niño, cuando destinaron aquí a su madre -y maestra- Faustina Álvarez, mujer notable, que hoy figura en lugar de honor de la historia pedagógica española.
Casona le confesó, a Lia Beeson, que él “era de una aldea asturiana muy pequeña, llamada Besullo, perdida por remota, en las montañas de Cangas del Narcea. O sea que no perdida en el sentido literario que le da mi paisano Palacio Valdés”
Sabemos que la obra escrita de Casona y Palacio Valdés, son de trascendencia universal. Pero se suele desconocer la cantidad de títulos que de ambos autores fueron llevados al cine. Si de Palacio Valdés fueron trece, de Casona la friolera de veintitrés. Trabajando, incluso, el dramaturgo como guionista.
En una ocasión comiendo en “Las Conchas”, en Salinas, con Luís Gª Berlanga, nos enfrascamos en esta curiosidad cinematográfica asturiana, interrumpida a los postres, por la retrasmisión de la Vuelta a España, cosa que Berlanga -“vicioso confeso” del ciclismo- no perdonaba en aquellos tiempos triunfales de Perico Delgado. Más tarde, volví a coincidir con Berlanga en Madrid, cuando ya reinaba Induráin, y volvimos a retomar esa singularidad de los escritores asturianos en el cinematógrafo.
Y, hoy, leo que se ha clausurado en Cangas de Narcea, un ciclo dedicado a Casona, donde se han exhibido algunas de “sus” películas que estaban, por abandono, a punto de ser descatalogadas. El ex director de la Biblioteca Nacional de Uruguay, Raúl Vallarino, ha dirigido éste rescate. Y después de remasterizarlas, digitalizarlas y aplicarles el tratamiento necesario que las eximiera del peligro de extinción que las amenazaba, las ha cedido al Ayuntamiento cangués.
Me deja de una pieza la declaración que a éste periódico, hace el escritor uruguayo: “nadie, ninguna administración, ni española ni asturiana, nos ha apoyado salvo el Ayuntamiento de Cangas del Narcea, que ha apostado por esta recuperación de forma decidida”.
Fuerte ¿eh? No me extraña que Luís Arias Argüelles-Meres clame, por escrito, indignado, por el vergonzoso abandono al que se ve sometido el sur occidente asturiano.
Y uno, que agradece al señor Vallarino y al alcalde cangués la valiosa salvación cultural, recuerda que un día se puso en marcha la Filmoteca de Asturias, dependiente de la Consejería de Cultura del Gobierno del Principado de Asturias.
¿Seguirá existiendo?

Categoría: En blanco y negro | Comentarios(48) | marzo 2010 |

Retablo y Virgen en busca y captura

Por Alberto del Río Legazpi (12 de marzo, 2010)

Estuvieron durante siglos en la capilla de los Alas, de la ciudad asturiana de Avilés.

Hace un mes que el Ayuntamiento avilesino anunció que ha puesto precio (8.100 euros) a quien facilite informaciones para la devolución de un retablo y una imagen desaparecidas -en plena guerra civil española de 1936-1939- de la capilla. Un singular monumento hoy encastrado entre el antiguo templo de los Franciscanos y las traseras de varios edificios, que la asfixian, haciéndola formar parte de un patio de luces, con tendales incluidos, lo que constituye el más vergonzoso espectáculo -y el mayor insulto al arte- que contemplarse pueda, en Avilés.
Ahora la capilla va a ser restaurada dado el deterioro interior y exterior, y rebrota el asunto de la desaparición de las joyas artísticas que atesoraba.
Las guerras, aparte de la tragedia humana, generan, en el terreno artístico un tinglado comercial de astronómicos perendengues monetarios. Reciente está, el saqueo efectuado en el museo y en la biblioteca nacional de Bagdad, que pocos dudan que fue intencionado y planificado. Tan extendido está este mercado artístico que INTERPOL tiene paginas WEB y operativos policiales, dedicados exclusivamente a él.
El retablo en cuestión (siglo XV), de procedencia inglesa, esta compuesto por siete tableros de 50 por 25 ó 50 por 15 centímetros, y bastantes expertos le adjudican un valor incalculable. El histórico intelectual asturiano, Gaspar Melchor de Jovellanos, tiene escrita su particular opinión sobre el valor artístico del retablo: “hay un retablo de madera en que están metidos varios bajorrelieves de mármol blanco (alabastro), si despreciables por el dibujo, muy venerables por la antigüedad de su escultura”.
Nunca es tarde si el retablo es bueno. Y lo es para la mayoría de los especialistas.
Y es sorprendente que desde su desaparición, hasta ahora, ninguna institución nacional, regional o local se haya tomado la más mínima molestia en establecer una bases mínimas de investigación entre dos teorías: una que asegura su destrucción por integrantes de uno de los bandos (el republicano, en este caso), y otra que señala que retablo y virgen fueron puestas a buen recaudo por integrantes o simpatizantes del otro bando (el del “alzado” general Franco) y aseguran que forman parte de alguna colección privada, cuando de no de algún museo, en país extranjero.
Pero, de ambas teorías, nunca nadie aportó pruebas. Puede que ahora sea el momento en que alguien largue algún cabo por pequeño que sea (por colaborar, yo brindo esta dirección: https://blogs.lne.es/vialactea/), que permita tirar de esta cuerda a la que están atados el misterio de un retablo y una Virgen pertenecientes al patrimonio del pueblo de Avilés.
Cosa sagrada. Se mire como se mire.

Categoría: En blanco y negro | Comentarios(54) | marzo 2010 |