Lillo, Valdediós y otras vergüenzas

Por Alberto del Río Legazpi (30 de enero, 2009)

(EN BLANCO Y NEGRO)

Una serie de lamentables sucesos aumentan la grave situación en que está sumido el patrimonio artístico de Asturias

El patrimonio de Asturias está hoy en un estado y unas circunstancias que causan vergüenza.
Este periódico ha denunciado anteayer que San Miguel de Lillo, una de las joyas del Prerrománico asturiano y Patrimonio de la Humanidad, está al borde de la ruina, por la humedad que sufre toda la iglesia, situada en las faldas del totémico Naranco ovetense, que es visitada anualmente por cientos de miles de personas. Tal es su funesto estado, que algunos plantean retirar sus valiosas pinturas y llevarlas al museo Arqueológico.
Milagrosamente sigue en pie San Julián de los Prados, otra que tal baila, sometida como está a los temblores del tráfico originado por la autopista Y. La solución -que la llevan lavando, cardando y peinando desde hace años- es desviar ligeramente la autopista, que solo al diablo pudo ocurrírsele trazarla al lado de esta joya, que luce iguales títulos estilísticos y honoríficos que Lillo.
Pero la situación se generaliza y sigue por el camino de un abandono mezquino, cuando no ruina, que a eso te remite el valiosísimo patrimonio artístico -y también el industrial- de Asturias. Son incontables los nombres que indican desastre total: vuelan el Fontán de Oviedo y plantan otro de plástico, el monasterio de Obona de Tineo está comido por la maleza, la capilla de Los Alas de Avilés es un patio de luces, gran cantidad de los palacios rurales, casones y ermitas son irrecuperables, etc… Algunas rehabilitaciones son lamentables. Las barbaridades se han adueñado de nuestro patrimonio y no hay su tía, ni tío que valga, que ponga remedio a esta sombría situación.
Ahora amenaza el peligro de abandono que acecha en Valdediós, donde se ha hecho el silencio cisterciense, comunidad ejemplar con ocho siglos de presencia en Asturias, interrumpida en el siglo XVIII y reanudada en 1992, con un rescate ejemplar del complejo religioso por parte del Principado, presidido por Pedro de Silva, que los monjes supervisaron y dieron luego vida con la hospedería y acontecimientos culturales.
Fue un renacimiento muy celebrado y del que estábamos muy orgullosos en Asturias. Por eso ahora gente de todo tipo de sensibilidades, advierte con indignación que la autoridad religiosa lo haya cerrado. Hay mucho enojo por como el arzobispo -saliente- de Oviedo, Carlos Osoro, ha llevado este asunto, sobre el que no ha dado una explicación adecuada a la sociedad asturiana.
Con excepciones, que en cualquier caso confirman la regla, la situación del patrimonio asturiano es casposa y suficientemente propicia para poner los pelos de punta. Y que nadie se acoja a la calvicie, ni al solideo arzobispal.

Categoría: En blanco y negro | Comentarios(35) | enero 2009 |

Woody Allen en San Francisco (Avilés)

Por Alberto del Río Legazpi (27 de enero, 2009)

(EN TECNICOLOR)

woody-allen-en-san-francisco-avilesalbertodelrio2007.jpg
La película “Vicky Cristina Barcelona” del director norteamericano Woody Allen, rodada principalmente en España, se alzó el día 11 de este mes, con el Globo de Oro a la mejor comedia del año, en ceremonia celebrada en Los Ángeles (USA).
La película de Allen, cuya acción transcurre entre Barcelona y Asturias, en 2007, también aspira a algún Oscar de Hollywood, ya que una de sus intérpretes, Penélope Cruz, ha sido nominada como mejor actriz de reparto.
En la foto vemos un momento del rodaje en la calle San Francisco de Avilés. De izquierda a derecha: J. Aguirresarobe (director de fotográfia), Woody Allen y detrás de él: Javier Bardem y Scarlett Johansson. Otras zonas de rodaje, fueron la campa de San Francisco, la calle Galiana, el jardín francés del Parque de Ferrera, Salinas y el faro de Avilés
.

Categoría: En tecnicolor | Comentarios(17) | enero 2009 |

La ciudad de los relojes chiflados

Por Alberto del Río Legazpi (23 de enero, 2009)

(EN BLANCO Y NEGRO)
En la ciudad asturiana de Avilés, vienen ocurriendo sucesos llamativos y curiosos con los relojes públicos.

Los relojes son optimistas por definición, siempre están avanzando. Su parada supone, pues, una catástrofe. Aunque peor es que chiflen.
Pues así, detenidos y pasmados están la gran mayoría de los grandes y hermosos relojes colocados en suntuosos edificios de Avilés. ¿Sabía usted que se trata de una singularidad más de la ciudad?
El único que funciona actualmente (hubo largas temporadas en que no lo hizo) es el del Ayuntamiento, aunque ahora lo han desnudado de su histórica maquinaria y le han aplicado un chip, como a un corazón un marcapasos, para pavor de Juanra que no es médico, sino el sabio relojero que cuidaba el maravilloso invento mecánico. El caso es que ahora da los cuartos, como amariconados. Y el reloj de sol, situado en una esquina del palacio municipal, no cuenta porque no está bien orientado, tal y como estuvo aquella desgracia de Bush en la política mundial.
Los colocados en edificios donde se asientan entidades bancarias no funcionan en absoluto, lo que se corresponde con la sangría de la economía. Uno, el que está en la esquina de La Muralla con La Molinera, tiene en la parte superior dos enormes cuadrantes que vienen marcando, desde hace la tira, las 11.20 horas y el otro las 5.10. La primera puede ser perfectamente la hora en que proclamaron Rey de Asturias a Pelayo y la segunda cuando el toro cogió a Cagancho en la plaza de Almería. En el otro edificio, el que fue Gran Hotel, frente al parque del Muelle, la esfera marca perennemente la 1.29, que muy bien puede coincidir con la hora de la entrada de Napoleón en Moscú o con la de Mario Conde en la cárcel de Alcalá-Meco.
Religiosamente hablando, en la iglesia de Santo Tomás de Canterbury, hay cuatro relojes en sus dos torres y ninguno de ellos tiene la misma hora, aunque los mas alterados son los de la derecha. Uno piensa en el cardenal Rouco y en el actual Papa de Roma.
Desde el punto de vista patrimonial, tenemos el de La Curtidora (hermosa edificación industrial rehabilitada), que adelanta cinco horas un día y retrasa dos al siguiente. Está como una puñetera cabra, quizá tiritando por las barbaridades cometidas con el patrimonio industrial avilesino.
Así que si cree que ha llegado el momento de poner en hora los relojes de Avilés, se equivoca. Sepa que ésta es la única metrópoli donde están indicando, no la hora, sino los tiempos históricos nacionales e internacionales.
Que la hora ya la dan hasta los móviles, caramba. Incluso sin cobertura.

Categoría: En blanco y negro | Comentarios(43) | enero 2009 |

Obama Olaesperanza

Por Alberto del Río Legazpi (20 de enero, 2009)

(EN TECNICOLOR)

barack-obamapresidente-usa2009.jpg

La edición de esta noticia coincide, en día y hora exactos, con la toma de posesión del nuevo Presidente de los Estados Unidos de América, Barack Hussein Obama.
Muchos lo ven como un acontecimiento histórico, muy positivo para la humanidad, por los postulados que defiende el nuevo presidente, que ha financiado su campaña electoral con suscripciones populares.
Otros muchos lo acogen con escepticismo, aunque algunos de estos saben que el presidente saliente -un tal bush (con minúscula declarada)- fue aupado al poder por industriales petroleros que le pagaron sus campañas. El se encargó de complacerlos en todo.
Y también hay otros que reciben a Obama con burlas, cuando no con odio indisimulado.
Coincido con Manolo Vicent en que al presidente electo le espera un planeta destrozado… Pero en el fondo del inconsciente colectivo hay algo espiritual e imbatible que Barack Obama ha despertado.

Categoría: En tecnicolor | Comentarios(36) | enero 2009 |

El de Avilés, el mayor cañón del mundo

Por Alberto del Río Legazpi (16 de enero, 2009)

(EN BLANCO Y NEGRO)
El cañón submarino de Avilés es el gran desconocido tanto de los avilesinos como de los asturianos y los españoles.

Hace años mi navegación tranquila por las dependencias del magnífico Museo Marítimo de Asturias, en Luanco, se vio truncada. Avistaba por proa, babor y estribor la riqueza allí reunida, y tanta era que pasé sin detenimiento ante una maqueta. Al rebasarla sentí como una ráfaga, lo que se dice un pronto o como diría Don Mendo: un aquel. Algo me había alertado, pero cuando quise reaccionar la maqueta ya me quedaba a popa, por lo que tuve que virar en redondo y echar amarras para recrearme en lo allí expuesto.
Era, es, una magnífica simulación que muestra la zona costera asturiana y sus fondos submarinos. En primer plano está señalizada una enorme sima, junto a otras varias, y donde se puede leer: “Cañón de Avilés. Valle sumergido que atraviesa transversalmente la plataforma y el talud. Es el más profundo del mundo, va desde los 175 metros sobre la plataforma hasta los 4.750 metros en la base del talud”.
Todavía hoy me cuesta dar crédito al hecho de que esta barranco descomunal lo tengamos, a 8 millas marinas (menos de 15 Km.) mar adentro del faro de Avilés, ahí al lado. Shepard y Dill, los mayores expertos en la materia, han dejado por escrito que el cañón de Avilés es el más profundo del mundo, originando esa gigantesca fosa de cerca de 5 Km. de profundidad, que viene a ser lo más parecido que conozco a la repanocha.
Queda uno pasmado, atónito y turulato, pensando en torbellinos telúricos o en enormes abismos, en esas gigantescas ensaladas geológicas con las que convivimos.
Porque, a la fuerza esa fosa ha de albergar formidables misterios y criaturas fabulosas. De hecho algún buque oceanográfico se ha acercado a nuestras costas para investigar la existencia de los “Architeuthis”, una especie mitológica de calamar de la que ni se tienen imágenes filmadas. Hace siete años, pesqueros avilesinos capturaron el segundo molusco más grande del mundo, el “Taningia danae” de 104 kilos de peso.
No me negarán que un cañón submarino como el de Avilés, es algo que no tiene el resto del mundo.
Por lo que parece de pazguatos que no lo divulguemos a los cuatro vientos, a todo trapo y decibelio. También cuesta creer en que el gobierno asturiano no se esfuerce en insistir para que el Estado español y organismos internacionales ahonden -término que viene al pelo- en su exploración con múltiples medios técnicos. Y ya lo inexplicable, por elemental, es que el cañón no esté declarado área marina protegida, para preservar su riqueza en flora y fauna.
Hay cabezas de las que solo salen pelos.

Categoría: En blanco y negro | Comentarios(32) | enero 2009 |

Una entrada de Avilés

Por Alberto del Río Legazpi (13 de enero, 2009)

(EN TECNICOLOR)
entrada-en-avilesalbertodelrio2006.JPG

Si usted visita la prehistórica cueva asturiana de Candamo y desde allí decide conocer (transitando por la carretera Grado-Avilés) la histórica ciudad de Avilés, podrá encontrar a la entrada de esta monumental villa marinera, la “estampa” que aquí contempla.
¿Qué le sugiere a usted esta imagen?
No coja un cabreo, ni se muera de risa. En cualquier caso escríbalo, más abajo, en COMENTARIOS.
Personalmente, creo que hay pocas entradas a una ciudad tan originales como la que muestra la fotografía. Pero no se si esto lo comparten los ciudadanos avilesinos.

Categoría: En tecnicolor | Comentarios(15) | enero 2009 |

Asturias candidata a capital de Europa

Por Alberto del Río Legazpi (9 de enero, 2009)

(EN BLANCO Y NEGRO)

No es esta una columna al uso, no. Esto es un encendido manifiesto encabezado por aquello de “lectores de todo el mundo digital ¡uníos!”… Para que Asturias sea candidata a Capital Europea de la Cultura.
Asturias, patria querida, puede llegar a alcanzar la capitalidad cultural europea en el 2016. Es este un título conferido por el parlamento europeo a dos ciudades de los países que la componen (en ese período España y Polonia) y que durante un año tienen la posibilidad de mostrar su desarrollo y vida culturales. Hasta ahora las metrópolis que han ostentando esa capitalidad han visto reforzadas sus estructuras, sobre todo las culturales y ganado un impagable protagonismo internacional.
Para esa elección del parlamento europeo, es muy importante compulsar la aceptación popular. De ahí, lo que se pide, desde aquí, a los asturianos de hecho, derecho o de sentimiento. Los de Asturias de mis amores.
Resulta que lo de la “aldea global”, del maldito y ahora santificado filósofo Marshall MacLuhan, era una verdad como un templo de Sabugo, una evidencia como la catedral de Oviedo, donde ya no se verá al arzobispo Carlos Osoro, o el teatro Palacio Valdés de Avilés, donde pueden ver hoy al gran Pepe Sacristán.
La aldea global viene a ser como aquello del mundo es un pañuelo.
Así que eso tan sentido de “quien estuviera en Asturias en todas las ocasiones” lo pueden hacer realidad ahora votando en la página www.candidatecities.com Voto galáctico, cosa fina.
Pase de urna, hombre o mujer de Dios, y entre en la web citada, donde podrá ejercitar su derecho al voto, dándole al dedín, apretando la teclina o el ratonín..
Encontrará catorce candidaturas españolas, una de ellas la de Asturias, que la presenta conjuntamente (Avilés, Gijón y Oviedo), para que se vea lo hermanados que estamos, a pesar de los pescozones que se arrean Gabino y Tini, o lo de Gabino con el San Oscar Niemeyer de Avilés, o lo de este con la Laboral de Gijón. O aquello del Sporting y el Oviedo. Pero nada, nada, pelinos a la mar y a votar.
La ciudad (o un conjunto de tres como es nuestro caso) que sea nombrada capital europea de la cultura durante 2016, será protagonista de multitud de manifestaciones artísticas de primer orden mundial.
Dese el placer de darle al dedo, al de la mano. Y no lo dude: Asturias unida jamás será vencida.
Vote para que Asturias bote de júbilo como capital europea. Y entonces sí que podremos subir, de una condenada vez, al árbol para coger no una, sino mil flores.
Ande, vote.

Categoría: En blanco y negro | Comentarios(35) | enero 2009 |

No dejaron ni migajas…

Por Alberto del Río Legazpi (6 de enero, 2009)

(EN TECNICOLOR)
termica-aviles-demolicionalbertodelrio2007.JPG

La sombra de la Central Térmica de Avilés es alargada. La foto está tomada en mayo de 2007. Por entonces estaban a la mitad de la labor de arruinar este monumento industrial, que culminaron hizo ayer un año. En la foto se puede ver un panel con propaganda electoral que alguien tuvo “la vista” de colocar allí delante. Que vergüenza.
Por un plato de lentejas destruyeron paisajes característicos, irrepetibles, de la segunda mitad del siglo XX. Con rapidez inusual, estruendo máximo y sin disimulo volaron toda una arqueología industrial que marcó la historia de Avilés, como en siglos pasados lo hicieron el románico, el gótico y el barroco… que hoy conservamos.
Ya decía Cervantes que es ligero el tiempo y no hay barranco que lo detenga, y es que los que permitieron que el impagable patrimonio industrial de la finada Ensidesa se destruyera son responsables ante la Historia, al menos de esta ciudad y esta región.
Todavía hoy sigo sin poder calificarlos, si como gente errada o herrada
.

Categoría: En tecnicolor | Comentarios(33) | enero 2009 |

Un gigante entre Rivero y Galiana

Por Alberto del Río Legazpi (2 de enero, 2009)

(EN BLANCO Y NEGRO)

Siempre lo conocí, del cine o de la tele, donde como te pasa con muchos que, de tanto salir ahí, parecen como de la familia.
Lo vi actuar por primera vez, en vivo, en El Parche avilesino, siendo yo más niño que ahora.
Fue en “La venganza de Don Mendo”. Me tronché de risa con la obra de Muñoz Seca, una revelación rimada que sigo llevando en la memoria -cosa que no me acaba de pasar con lo de Luís Antonio de Villena- y descubrí a un actor impresionante, cosa que tampoco me ocurre con Javier Bardem.
Tiempo después me lo presentaron, cuando acudió a un acto cultural en Avilés. Al terminar la comida me propuso pasear por una ciudad que no conocía y en la que todos lo reconocerían a él. Alto, desgarbado y pelirrojo, es difícil que Fernando Fernán Gómez pase desapercibido en cualquier sitio.
Cuando delante del Ayuntamiento planeábamos la ruta, vio dos calles que salen de la plaza como alas, a derecha y a izquierda ¡Sanseacabó!. Subimos y bajamos Galiana. Andamos y desandamos Rivero, unas nueve veces. Siempre bajo soportales.
-Estamos caminando por un siglo cambiado, Alberto, y eso es muy grande.
-Si quieres vamos al XII –contesté con la esperanza de alejarlo hacia la iglesia de los Franciscanos y acabar con aquella excesiva monotonía barroca.
-¡Que si quieres arroz Catalina! A mi no me sacas del XVII. ¡Viva Calderón y la barca que lo parió!
Caminando con la altivez de un Rimbaud desvaído, no cesaba de preguntarme cosas y casos de Avilés y de Asturias. Mis respuestas le daban pie a unas ocurrencias ingeniosas o a reflexiones variopintas expresadas con voz de torrentera.
-Menuda ciudad que tenéis. De cinemascope. Suerte bendita la de los soportales, son como decorados teatrales errantes por el tiempo.
Su fisgoneo por la picaresca literaria, su temperamento bonachón que a veces bramaba o su cultura armada por los clásicos, hacen difícil imaginar otro como él. Uno de los tipos más ingeniosos con los que me he topado en mi vida. Un gigante de la cultura.
Años después coincidimos, en el Círculo Bellas Artes, de Madrid. Me reconoció y se me acercó inquiriéndome, con su vozarrón, por Rivero y Galiana. Recuerdo que hicimos muchas risas sobre los actos culturales, mientras tomábamos unas copas. Siempre agradecí mucho la amistad que me brindó.
Anteayer estaba en el “El viaje a ninguna parte”. Al fin y al cabo, empecé conociéndolo en el cine o en la tele, donde como te pasa con muchos que, de tanto salir ahí, parecen como de la familia.

Categoría: En blanco y negro | Comentarios(17) | enero 2009 |