24 de enero, 2022

Por pesca

Dentro de unos días hará quince años del inicio del blog de pesca. Tratar de condensar este tiempo en un solo comentario igual os resulta un poco largo. Espero que no.

Vamos entonces a desmenuzar un poco estos años.

Todos los que por aquí andáis, independientemente del tiempo que llevéis en el blog, sabéis lo que significaba hace quince años poder pescar en buena época Las Mestas, Miñances, Monejo, Piedra Blanca, La Vara etc. y todos sabéis lo que significa ahora.

También sabéis lo que era hace quince años pescar en cualquiera de nuestros ríos trucheros o en alguno de sus famosos cotos, no hace falta que los enumere, y todos sabéis a que se ha vuelto todo ello.

El blog fue en todo momento con los tiempos. Cuando había peces, había pescadores y había ambiente; a medida que todo fue languideciendo, el blog también.

En este tiempo pudimos ver como los pescadores han diversificado sus posturas respecto a la pesca y lo que hace quince años era impensable hoy día es un hecho.

Este hecho en concreto ha propiciado que en vez de aunar esfuerzos, cada vez se hayan ido distanciando más unos de otros y se hayan ido radicalizando más las distintas posturas hasta llegar a lo que vivimos hoy.

Yo, al menos, he visto como el egoísmo y los intereses personales están, en más ocasiones de las que me gustaría, por encima de los ríos o peces. Aquella frase que alguno escribió en el blog de “uno para todos y todos para mi” está en plena vigencia.

Si tuviera que resumir en una frase, diría que los pescadores tenemos lo que merecemos porque nos lo hemos ganado a pulso.

Aunque esto ya lo sabíamos hace quince años, también pudimos comprobar que quienes tienen la obligación y la capacidad para gestionar el recurso han pasado olímpicamente de todo lo relacionado con la pesca y los peces y han abandonado a su suerte a nuestros ríos, sin mover ni un solo dedo por evitar su declive.

Y lo han hecho, más si cabe, aprovechando la desunión de los pescadores y usando su distanciamiento para quedarse de brazos cruzados sin  hacer absolutamente nada.

Lo que para mí significaba, tanto personalmente como profesionalmente, el comienzo de una temporada de pesca, no se parece en nada a lo que significa hoy en día.

Cuando comenzó este blog allá por el 2007 lo hacíamos esperando que ello nos sirviera para que los pescadores tuvieran una ventana en la que públicamente pudieran dar sus opiniones, contar sus historias, hablar de nuestro deporte y, sobre todo, pasarlo bien.

Yo creo que todos los objetivos fueron conseguidos con creces. Se habló, se debatió y, sobre todo, nos lo pasamos muy bien. Yo no sé vosotros pero yo he pasado muy buenos y divertidos momentos.

El blog ha tenido (y tiene) visitas de prácticamente todos los países del globo y para que os hagáis una idea, puedo deciros que los artículos publicados fueron 339 y los comentarios aprobados 44880 (fuente WP-Admin). Aparte, claro está, de los que entran solamente a leer o a navegar por él, que son bastantes más.

Como dato curioso deciros que hay eliminados por spam 190.090.

Con esto y con todo, el tiempo pasa y como os he dicho todo va con los tiempos. Yo personalmente estoy próximo a mi jubilación profesional, tengo en mente nuevos proyectos y creo que mi mejor viaje está por llegar.

Pero para abrir nuevas etapas tengo que cerrar otras y el blog es una de ellas.

De todas maneras, La Nueva España me ha dado la posibilidad de volver a reabrir cuando lo desee, si así lo considero oportuno, y en las mismas condiciones que hasta ahora; así que la puerta no está cerrada del todo, sino que arrimada nada más.

De hecho, la página no se va a cerrar y todo aquel que quiera leer lo publicado puede hacerlo sin problema.

Y si hubiera alguna noticia de  relevancia, también habría la posibilidad de reabrir aunque fuera de forma temporal.

Tengo que dar por tanto las gracias a La Nueva España por habernos dejado su soporte y su infraestructura todos estos años y, como no, daros las gracias a todos vosotros por vuestra participación en él.

Enumeraros uno a uno es tarea casi imposible (más si tenemos en cuenta que hay quien cambia de nombre cada vez que escribe) y seguramente se me quedaría alguno en el tintero. Por tanto, daros por aludidos todos.

Pero vais a permitirme hacer una excepción con una persona y lo voy a hacer porque es alguien que ha estado presente en el blog desde el primer día; uno de los primeros comentarios del blog ha sido uno suyo allá por marzo del 2007 y ha estado presente hasta el día de hoy.

No es otro que Henry; gracias, amigo, por tu participación, por tus consejos e informaciones y sobre todo por tu paciencia.

Personalmente el blog me ha dado unos cuantos amigos y sé que algunos blogueros también han hecho amistades a través de él, me alegro de ello.

Yo me voy virtualmente pero personalmente continuo aquí, así que si alguno me necesita para algo, ya sabe dónde encontrarme.

Hasta siempre y un saludo a todos, Eduardo.