21 de diciembre, 2020

Felices Fiestas

Por pesca

Siempre por estas fechas aprovecho la ocasión para desearos buenas fiestas y buen año.

Desde luego, el año pasado quizás tuvisteis buenas fiestas, pero el año no fue precisamente ni feliz ni próspero. A ver si éste que llega nos da lo que le corresponde y parte de lo que nos debe de éste que termina.

No sobraba nada y ya puestos a pedir, que nos toque la lotería, porque  como dice el dicho, no se puede ser pobre para pedir.

Así que muchas felicidades a todos y que el 21 os sea próspero, como Dios manda.

19 comentarios

  1. Guy fawnkes dice:

    Felices fiestas,que mejor manera de celebrarlo con la abundancia de salmones,reos y truchas que tenemos ahora mismo en nuestras aguas.
    Últimamente los mentideros están rabiados, pués las evidencias les hacen quedar mal.
    No todo es oro,tenemos el caso del SM de Mieres,y algunos reductos donde la invasión de especies de peces aloctonas y la colonización de aves depredadoras ,han acabado con la fauna piscícola autóctona.

  2. pesca dice:

    si infestao ta, por eso animo a la peña a que venga a ver el espectáculo, no hay como velo en persona.
    Vais a plasmar.
    felices fiestes a tos.

  3. pesca-rdin dice:

    Y cuando veais una bandá avisar como fizo el raitanu, pa dir a tiru fiju.
    Por ciertu eso ye el riu La Marea, no el Piloña, pero val igual ¿va mucho que los viste?

  4. Raitanu dice:

    Hoy mismo vi unos cuantos.

  5. el troll dice:

    Busque una vara lo más parecida a la que usé aquel día en el muelle, pero lo que había era más corto y mucho más fuerte, y también con el hilo mucho más gordo.
    Me vino a la cabeza que iba a hacer el mismo papelón que hacia Lolo aquel día y no fue exactamente lo mismo, sino que fue peor.
    La primera vez que lancé, casi pego en el costado del barco, no fui a sacar ni un metro de hilo, estaba como pegado y era muy gordo, el patrón me dijo: pon un plomo y déjalo bajar al fondo primero “pa que se suelte de la salmoria y se moje la línea”, así lo hice y cuando lancé de nuevo la cosa mejoro bastante, pero nada del otro mundo.
    Entonces tomé ímpetu y con todas mis fuerzas lancé.
    De golpe sentí un “clonch” y una especie de explosión.
    Había pegado con el pajarito en la luz todo horizonte del barco, que a la sazón estaba coronada con un rudimentario parapeto a modo de protección y que no era otra cosa que un vaso de los de nocilla rústicamente sujeto con cinta aislante y que posaba de forma invertida.
    El vaso aunque se rajó, aguanto la embestida, pero el pajarito voló literalmente, nunca mejor dicho, más en concreto, se volatilizó, de tal manera que lo único que quedó fue el pequeño torniquete por donde se amarra a la línea.
    Con la impresión de que podía haber sido la cosa aun peor, procedí a desmontar el equipo y acomodarme a mirar de nuevo, todo ello entre las risas y el despiporre de los tripulantes del Tiriti tran.
    No me convencieron para que volviera a intentarlo por más que insistieron, y decidieron entonces soltar las líneas para comer algo.
    Fue buena idea, pero no acabaron con ello mis reveses.

  6. pesca-rdon dice:

    pues aprovechar que tan en ello y enseguidina marchen

  7. el troll dice:

    Íbamos en el barco, el patrón, El Gaviotu, yo, y Teresa. Solamente como os he dicho pescaban el patrón y El Gaviotu, porque yo miraba y Teresa también, ya que era una pequeña perrita de negro y rizado pelaje de “marca” indeterminada, según el patrón con mas cruces que un cementerio y que acompañaba al Gaviotu de continuo en sus correrías tanto por mar como en tierra.
    Lo cierto es que la perrita no interfería para nada porque ocupaba un lugar en el barco que no molestaba en absoluto y que le servía para estar al loro de todo puesto que no perdía detalle de lo que ocurría a bordo.
    Cuando dejan de bracear los pescadores y para no tener que sacar los aparejos pasan estos por el terminal de unos pequeños punteros de fibra de caña de pescar, y que ponen en el “carel” del barco, de modo que si un calamar se agarra al aparejo este puntero se dobla dando el aviso de la picada y ayudando con su elasticidad a que no se despesque la presa.
    Cuatro en total pescaban mientras preparábamos el almuerzo.
    A mí me habían dicho que no llevara nada que traían ellos para todos en abundancia y que para eso era el invitado con el enchufe de Maripi.
    Como me daba apuro presentarme con las manos en los bolsillos, encargue en la pastelería media docena de Bartolos.
    Tortilla paisana, lomo, pobollos, chorizo de jabalí, jamón, pan de panadera que todos sabréis lo que es, bueno, todos no, vino y cerveza, y de postre mis Bartolos que fueron recibidos con grandes muestras de júbilo.
    Cuando ya estábamos acabando y habían empezado a recoger las viandas antes del postre, zafarrancho.
    Los punteros de proa encorvados muestran presa, rápido El Gaviotu a uno y el patrón a otro para no dejar ningún calamar “enamorado” abajo, cuando está cobrando me grita el patrón: “los de popa, los de popa saca despacio”, allí me agarre y procurando imitarles fui poco a poco cobrando la línea.
    Dos traía El Gaviotu, otros dos el patrón, despescaron y rápidamente al agua, sin apenas llegar al fondo, nueva picada, uno El Gaviotu y otros dos el patrón, yo había subido uno, “rápido, que tan debajo el barcu”.
    Así durante un corto espacio de tiempo de intensa actividad en que se sacaron once o doce (perdí la cuenta), de los que yo saque dos.
    Y cuando terminó el zafarrancho, sorpresaaaaa.

  8. el troll dice:

    Ya lo creo que fue sorpresa, y mayúscula, cuando comprobamos que amparada en el fragor de la pesca y en el desconcierto reinante, Teresa se había comido los Bartolos.
    Gracias al cielo, solo le había dado tiempo de comer cuatro, habiéndose salvado dos.
    “si llega a aguantar más el balamu debajo cómenoslos tos” decía El Gaviotu muerto de risa.
    “Que si no y das de comer, que si traes el perru esfamiau, que si menudu picu tien”, que si patatin que si patatan, todo ello llorando de risa.
    Viendo el panorama, pensaba yo, dos Bartolos quedan para tres bartolos.
    Y así fue como trascurrió la media jornada de pesca, puesto que para medio día estábamos de vuelta en puerto. Como siempre hacen tomamos unas de sidra en el bar y yo con una docena de calamares que me regalaron, porque ni a sol ni asombra me dejaron irme sin nada.
    Con la lección calamarera aprendida, después de haberlo pasado estupendamente a bordo del Tiriti tran y con la promesa de llevarme otro día con ellos a “peixes”, me despedí de mis amigos con la promesa de traer mas Bartolos, pero esta vez me encargaría yo de su custodia personalmente.

    Buen año para todos, si, para todos.

  9. Henry dice:

    Y para vos también Sr.Troll,que después de tanto “trabajo” bien se lo merece.Que su Eminencia le acompañe y el Fraile se lo bendiga.

  10. María dice:

    Yo también deseo a todos unas felices fiestas, a pesar de que las Navidades este año son un poco distintas. Y no nos podemos juntar tanto como quisiéramos.
    Y que el Año Nuevo sea normal, como los de antes. Y bueno para todos.
    Buenas noches.

  11. Kgz dice:

    Felices fiestas.
    Por otra parte los salmones de otoño están salvando aceptablemente la freza de estos días en el Narcea y afluentes.
    Muy interesante.
    😉

  12. el troll dice:

    Buenas tardes; y usted que lo vea, señor Henry.

  13. Garango dice:

    Bonita semeya, onde ye?

  14. eduardo figaredo dice:

    Es la vega de Canraso, camino de Vegarredonda, al fondo la mas alta con nieve la Torre de Santa María.
    Parque Nacional de Los Picos de Europa.

  15. María dice:

    Feliz Año Nuevo a todos!
    Además, haciendo caso al refrán.. Año de nieves, año de bienes.
    Que así sea.
    Buenas tardes.

  16. belonciu dice:

    que vos traigan muncho los reyes, aprovechay pa pedir gafes, alguno tien buena falta de elles jajajaja.

  17. María dice:

    Me da que va a ser un año en el que casi nos van a sobrar los bienes…
    Guapa nevadina en la Pola.. Para disfrutar un poco del paisaje y sacar fotos, preciosa. Pero esperemos que no dure mucho.
    Saludos a todos.

  18. Pepe el Consejeru dice:

    En Cangas de Onís cayó un metro, era de los buenos. También cayeron una libra de clavos y un formón.

    Saludos cordiales.

  19. Henry dice:

    Envíemelos para acá,Sr.Conse,haber si consigo arreglar el Puente Quinzanas…..

Escribir comentario