Modestia

Por Pepe Monteserín (24 de noviembre, 2010)

Mourinho, entrenador del Madrid, agradece a Dios no tener modestia; se vanagloria de ser presuntuoso, pero es agradecido y creyente, se gloría en el Señor, como dice Pablo en la segunda carta a los Corintios: “Qui autem gloriatur, in Domino glorietur”. Según Mourinho, la modestia no ayuda en nada. Y tiene su razón. Cien empresarios y economistas, nada modestos, convocados por la Fundación Everis, presentaron al Rey Juan Carlos un manifiesto para proponer un plan de transformación de la economía española, que resume así: Apostar por el talento; Competitividad; Estado del bienestar; Capital financiero; Administración eficiente; Marca España; Estrategia país, e Identidad de la sociedad civil. Aquí, Dios ni se menta porque estos cien son más soberbios que Mourinho y que Dalí; también el ampurdanés decía que la modestia no era su especialidad.

Categoría: General | Comentarios(0) | noviembre 2010 |

Escribir comentario