Déficit

Por Pepe Monteserín (30 de octubre, 2010)

Déficit no admite plural (no da para más), viene del latín “deficit”, tercera persona del singular del presente de indicativo de “deficere”, faltar. Así me habló Ramón Tamames en su despacho de Madrid, en 1989; mi empresa aprovechaba los contactos del economista para vender un gran solar en Murcia. Garrigues Walker, en una de tantas épocas de crisis que conocí en este horizonte sinusoidal de la promoción inmobiliaria, hablando de lo contrario de superávit y de la diferencia negativa entre haber y debe, me citó a Echegaray y el “sacrosanto temor al déficit” pues el exceso de gasto habría de ser pagadero por las generaciones futuras. En ese entonces, negociaba yo con un alcalde de la Costa Cálida cuando llegó el interventor: “¡He descubierto un déficit de 300 millones de pesetas! ¿Qué hacemos?”. Ipso facto, respondió el edil: “¡Gastarlo, hombre, gastarlo!”.

Categoría: General | Comentarios(0) | octubre 2010 |

Escribir comentario