FyL

Por Pepe Monteserín (26 de octubre, 2010)

Cuenta Amaia Salamanca a este periódico que “Felipe y Letizia”, miniserie de Telecinco sobre los príncipes de Asturias, es una historia de amor sin misterios ni morbo. En efecto, ni misterios ni morbo. Acaso el interés del formato radique en buscar parecidos, pero no porque la historia real de este cortejo seudoreal carezca de misterio y de morbo (que lo tiene), sino porque no se supo o no se pudo contar, y así resulta un tortoleo cursi, asexuado y desnatado; un tostón con menos interés animal e intelectual que las chuminadas de la Esteban, la otra princesa del pueblo. Y, precisamente, lo que ni se cree ni emociona, en la pareja Amaia-Fernando Gil, es su romance de lechuguinos. Aunque estoy seguro de que entre el Borbón y la Ortiz hubo una historia de amor verdadero, de tú eres mi todo. Yo tampoco creo que el príncipe se haya casado por conveniencia.

Categoría: General | Comentarios(0) | octubre 2010 |

Escribir comentario