Fe

Por Pepe Monteserín (25 de octubre, 2010)

Después de la misa del domingo, donde Javier el párroco nos habló del Domund, acrónimo de Domingo Mundial de las Misiones, para la propagación de la fe, me planteé animar al pobre Fernando Alonso en su difícil misión en Asia. Consulté la hora de la carrera en la edición digital de este periódico y, ante mi sorpresa, vi que ya había terminado con el triunfo de nuestro piloto asturiano. Me alegré por un lado y por otro lamenté haberme perdido el espectáculo en directo, pero, sin indagar más, me planté a las dos ante el televisor que lo ofrecía en diferido: aunque faltó la salida con semáforo, aunque en boxes tardaron en atornillarle una rueda al Ferrari y aunque los Red Bull, el Safety Car y otros elementos de la naturaleza coreana parecían confabularse contra España y nuestro dios, Alonso ganó también en la repetición. Lo sabía; la fe debe ser algo así.

Categoría: General | Comentarios(0) | octubre 2010 |

Escribir comentario