Tulipán

Por Pepe Monteserín (22 de octubre, 2010)

Miles de flores blancas, entre ellas tulipanes, decoraron el Campoamor en la entrega de los “Príncipe”. “Tulipán” viene del persa “dulband”, o sea turbante, forma de la flor cuando está cerrada. Procede de las montañas Hindu Kush y su interés ornamental polinizó el mundo desde el siglo XI. En el XVII existía tal demanda de tulipanes en los Países Bajos, que los especuladores comerciaban con letras de cambio, promesas de tulipán, trasiego bautizado como “tulpenwindhandel”, o venta de viento de tulipanes, semejante a aquel papel-pelota, castillos en el aire del mercado inmobiliario de los años 70; por un bulbo de tulipán se pagaban fortunas. Esa puja por los bulbos derivó en la gran “bulbuja” tulipanera y el posterior colapso y ruina del mercado. Años después ocurrió lo mismo con los jacintos, ahora con los pisos. La cosa está mustia; menos mal que Del Bosque…

Categoría: General | Comentarios(0) | octubre 2010 |

Escribir comentario