Pozos

Por Pepe Monteserín (7 de septiembre, 2010)

A un amigo, tan emprendedor que duerme con las espuelas calzadas, le pregunto cómo le va y me dice que echa el resto para poco rendimiento, que la situación es muy dura, que hoy empresario y suicida es todo uno. Y añade: “Si sé que tengo que pasar un año sin agua, me organizo, me planteo la supervivencia y he de llegar, pero cuando no hay norte ni horizonte e ignoro qué me van a dar o a quitar pasado mañana, ¿cómo marcar una política de empleo o un plan de negocio? Atravieso mis peores momentos, en especial por la inseguridad. Me cambiaría a ojos cerrados por cualquier chileno atrapado en la mina San José; estoy más solo en la superficie, Dios me perdone, que ellos a 700 metros bajo tierra, con psicólogos, ayudas a familiares, nutricionistas, arroz con albóndigas, parches de nicotina, reguetón… ¿Cien días? Y mil; yo aguantaría así hasta que escampe”.

Categoría: General | Comentarios(0) | septiembre 2010 |

Tregüita

Por Pepe Monteserín (6 de septiembre, 2010)

En regímenes canallas, suelen conceder a los presos políticos clementes tregüitas para que sientan a su alcance la supervivencia, a cambio de alguna renuncia; escapatorias en el confín de la tortura. Hoy, los demócratas que cubren el País Vasco con el cuerpo, para protegerlo del hacha y la culebra, toman un respiro, a la espera de una vuelta de tuerca etarra. “Renuncias a España, o volvemos a morder”. Duelo desigual: unos con balas del nueve largo, otros con la nuca de la Constitución. Una tregüita, un poco de paz a punta de culebra y a votar se ha dicho, a ver qué pasa, si los mártires se lo piensan mejor. Y así hasta que la muerte los junte y ganen los votos del miedo. Los violentos se volverán demócratas, las Vascongadas será nación, pero dentro florecerán también perdedores con derecho a matar por ideales, sean los que sean. De momento, tregüita y chacolí.

Categoría: General | Comentarios(2) | septiembre 2010 |

Vueling

Por Pepe Monteserín (5 de septiembre, 2010)

Moreno no me regala entradas para la Laboral y no me queda otra que emigrar. Por eso entré en Vueling y vi Ranón-Dubrovnik por 17 euros. ¿Dónde está Dubrovnik? Da igual, compensa. Ahora, añade aumentos de tarifa por equipaje (cada boli, cada libro cada palo de golf…), asiento (XL: lee el periódico; optimum: primeras filas; Dúo: sin nadie al lado, Basic: con familia; ventanilla, agarrado a la hélice…), embarque preferente o canalla, seguro de viaje (retraso, cancelación, pérdida de equipaje, médico, repatriación, accidentes) y tarjeta de pago (débito, crédito, Vueling). Al final, contratado lo imprescindible, me salió por 800 euros del ala, y di que no estoy embarazado, oigo bien, no soy obeso ni pivot y sé nadar, de otra manera no me quedaría otra que la Laboral. Ya os diré si Dubrovnik merece la pena y ya me diréis si compensa ver gratis a Pedro Ruiz.

Categoría: General | Comentarios(0) | septiembre 2010 |

Dios

Por Pepe Monteserín (4 de septiembre, 2010)

Hawking afirma en “El Magnífico Diseño”, que el Big Bang fue consecuencia inevitable de las leyes de la física, que Dios no creó el Universo, que es redundante su figura y que, pues existe una ley como la de la gravedad, el cosmos pudo crearse a sí mismo de la nada, sin invocarlo a Él; por lo tanto, que no nos mueva el mundo para quererle ni mucho menos el Cielo prometido. Aclarado todo, a mí que me falta fe, como decían “Los Brincos”, incluso fe en Hawking, me pregunto: Ya que el mundo viene del Big Bang y de las leyes de la física, ¿quién habrá disparado el chupinazo?, ¿quién diseñado y puesto en marcha la ley de la gravedad? Si no fue Dios, ¿habrá sido un héroe, un Hércules hijo suyo? Dijo Borges en “Ajedrez”: “Dios mueve al jugador, y éste, la pieza, / ¿qué Dios detrás de Dios la trama empieza / de polvo y tiempo y sueños y agonías?

Categoría: General | Comentarios(0) | septiembre 2010 |

Muérdago

Por Pepe Monteserín (3 de septiembre, 2010)

El muérdago o visco nace de una semilla que se pega a una rama del árbol, clava su raíz en la corteza y profundiza hasta llegar a las cañerías para chupar la savia y medrar, en detrimento de su hospedador. Vive muchos años y forma un arbusto redondeado, de ramas llenas de horcaduras y hojas obtusas y coriáceas que se dejan ver a distancia, cuando el árbol queda sin hojas. Se cría sobre manzanos, chopos, perales… Para los druidas galos era sagrado, sobre todo si medraba sobre un roble. Dice Plinio el Viejo, en el Libro XVI de su “Naturalis Historiae” que, siémbrese como se quiera, el muérdago no germina nunca, salvo si una paloma o un tordo comen la semilla y la expelen con sus excrementos. El muérdago, como los humanos, necesita madurar en un vientre y, como los humanos con respecto al universo, es una planta parásita. Veremos lo que nos dura el roble.

Categoría: General | Comentarios(0) | septiembre 2010 |

Convivencia

Por Pepe Monteserín (2 de septiembre, 2010)

Uno: Un yucateco me asegura que con paciencia y fe puede lograr que un cocodrilo y una rana se acostumbren el uno al otro y desarrollen entre sí algo cercano a la amistad; un mes después, le pregunto cómo van sus experimentos y me dice que bien, que no es imposible la convivencia, aunque al cocodrilo ha de cambiarle la compañera todos los días, porque se la come. Dos: Me explica un bruto cómo ha congeniado con su esposa, tan impulsiva: “El primer día le dije que con su par de tetas me hacía yo una boina, ella replicó: ¿Por qué no la haces con las de tu muy puta madre?, y así, en hablando, en hablando, nos hicimos novios”. Tres: Israelíes y palestinos reanudan sus conversaciones en Washington; Netanyahu anuncia la construcción de nuevos asentamientos en Cisjordania, Hamas asesina a cuatro colonos judíos y promete más ataques. Cuatro: PP y PSOE…

Categoría: General | Comentarios(1) | septiembre 2010 |

Iker

Por Pepe Monteserín (1 de septiembre, 2010)

A finales de junio, en el Centro de Salud del Cristo, esperando el turno para consultar con mi doctora dolencias de personajes de mis novelas, que repercuten en mi salud, escuché cómo una enfermera eficaz distribuía a los pacientes antes de identificarlos: “¡Crescencio!”, decía en voz alta y señalaba la puerta del geriatra; “¡Iker!”, apuntaba hacia el pediatra… Este verano, además de dos bodas y un entierro, asistí a tres bautizos. Podéis imaginaros el nombre de pila de los bebés: Iker, por supuesto; tres Iker como tres porteros, y ninguno de Móstoles. Una era hembra y, por cojones, le pusieron Iker, sin María delante, o en lugar de Sara; también se negaron a llamarla Visitación, como recomendó el sacerdote, pues eso significa Iker en vasco, “portador de buenas noticias”. Y, como dije, asistí a un entierro, era de un hombre muy mayor; se llamaba Crescencio, claro.

Categoría: General | Comentarios(0) | septiembre 2010 |

Entradas Siguientes »