Economía

Por Pepe Monteserín (22 de septiembre, 2010)

Hablando del despilfarro y la subsiguiente crisis, el arquitecto J. A. A., que pasó unos días acá, por San Mateo, y que vive en el suroeste de Alemania, en Heilbronn, una ciudad a orillas del río Neckar, me decía que los progresistas eran personas dispuestas a gastar el dinero de otro, pero él, que era conservador, había dado con la piedra filosofal porque aprendió a gastar menos de lo que gana. Este J., que piró conmigo tercero de Bachillerato en el Colegio San Luis, de Pravia, me explicó (en castellano, aunque habla Schwäbisch) la diferencia entre un alemán y un español: aquél, en concreto el de ese estado de Baden-Württemberg, tiene en el banco 100.000 euros y cuando gastó 10.000 empieza a preocuparse; el español, especialmente el asturiano del centro, tiene una póliza de 100.000 euros y cuando gastó 95.000 dice: “¡Todavía me quedan cinco mil!”.

Categoría: General | Comentarios(0) | septiembre 2010 |

Escribir comentario