Labordeta

Por Pepe Monteserín (19 de septiembre, 2010)

La mili por Huesca y la Jacetania, en los 70; el Pirineo, desde el Balaitus hasta el Aneto, desde el fondo del Añisclo hasta la cruz del Perdido, en los 80; Zaragoza, el Casco Viejo y su pellejo, en los 90, y trabajos sobre la Guerra Civil en la Depresión del Ebro, Los Monegros y Teruel, recientemente, me llevaron a Aragón. Con el cierzo del Moncayo aprendí “Polvo, niebla, viento y sol”, y canté en la plaza del Torico la jota libertaria “Agua para el erial y trigo para el barbecho”, con Labordeta en mi R-5. Pero hoy quiero hablar de la ópera “Poppea” y de la escena 3, acto II, donde los familiares de Séneca cantan el madrigal “¡No mueras, no, Séneca!… / una tumba de mármol nunca devuelve lo que recibe”, al tiempo que el filósofo (el bajo Felipe Bou) cruza su dolorosa melodía “No quisiera yo morir”. Pues eso, canta compañero, canta, que aquí hay mucho que cantar.

Categoría: General | Comentarios(2) | septiembre 2010 |

2 Respuestas a “Labordeta”

  1. mayte Escribió:

    “..que aquí hay mucho que cantar
    este silencio de muerte
    ya no se puede aguantar”
    El R-5 mio era rojo, Pepe, y el que cantaba era un buen hombre,muy querido. Me consta. Se le va a echar mucho de menos.

  2. Selene3000 Escribió:

    Labordeta, cantautor del pueblo llano, pueblo de emigración.
    Tuve el gusto de verlo actuar en varias ocasiones
    En directo: ¡Un trueno de vozarrón!

Escribir comentario