Cristo

Por Pepe Monteserín (30 de agosto, 2010)

Costeando desde Celorio hacia Barro, en zonas donde se refugió el bandolero Bernabé, alcanzamos la playa de Borizu, enfrente la isla de Arnelles, a la que podemos llegar andando en marea baja, y al oeste la península de Castro Troenzo, de la que sobresalen tres cabos; ubicados en el del medio, miramos al de poniente, contando con el milagro de las olas, y veremos el famoso perfil del Cristo de Borizu, rostro que dibuja el acantilado y se completa con la coronilla del islote de Llubieces, detrás, frente a las playas de Tallada y de Troenzo. De otra manera, más allá de la parcial recreación intergeológica de Jesús Nuestro Señor, con las declaraciones del concejal de Economía, Reinares, acerca del festival erótico de Gijón, y las del concejal de Festejos, Sariego, acerca del espectáculo porno de “Villa Magdalena”, podemos montar un Cristo completo.

Categoría: General | Comentarios(0) | agosto 2010 |

Escribir comentario