Vega

Por Pepe Monteserín (23 de agosto, 2010)

¿Quién no buscó enchufe para consultar a los Vega un problema de ojos? El “enchufismo” nació al patentarse el radiador eléctrico, en 1892; cuando los inventores quisieron comercializarlo se percataron de que iba la carreta por delante de los bueyes, las viviendas carecían de conexión a la red y sólo había enchufes en las casas de familia rica, que eran pocas. Tener enchufe era un signo externo de relevancia social cuando empezaron a fabricarse electrodomésticos. Más allá de las consultas online, hay que ser un indocumentado para no enchufarse a los Vega a la vista de las cataratas que se avecinan. Sé de un pobre miope que llegó a la clínica de La Florida y llamó a puerta fría; casualmente, le abrió Luis Fernández-Vega Diego: “¡Cómo es posible!, acá sin recomendación”, bromeó el gran maestro, “¿no tienes ningún amigo? Pasa, tendré que serlo yo”.

Categoría: General | Comentarios(0) | agosto 2010 |

Escribir comentario