Bufanda

Por Pepe Monteserín (31 de julio, 2010)

Mi amigo Jorge todas las tardes visita a su madre viuda, enferma de Alzheimer, que ya no lo conoce. “¿Qué hace?, ¿en qué se entretiene?”. “Se pasa el día tejiendo; hace bufandas”. “Me gustaría tener una de recuerdo”, dije; yo, que la había conocido muy lúcida, creía que en el tejido de esa bufanda dejaría ella su impronta, el recuelo de su memoria, su cuarta dimensión; pero Jorge me contó que cruza mal las agujas, que salta puntos y deja agujeros, y le queda por un lado más ancha y por otro más estrecha; por eso, la señora que la cuida, deshace la bufanda por la noche y recompone el ovillo para que esta Penélope moderna vuelva a empezar, mientras aguarda lo que todos sabemos y ella no: Odiseo ha naufragado, no regresará. Así, cada mañana, liada en sus bucles, recomienza esperanzada una bufanda cada vez con los agujeros más grandes, como su olvido.

Categoría: General | Comentarios(2) | julio 2010 |

2 Respuestas a “Bufanda”

  1. angelines alvarez Escribió:

    Pepe,

    Muchas gracias!

    Angelines y begona

  2. pepemonteserin Escribió:

    Gracias a vosotras, por leerme

Escribir comentario