Gigantes

Por Pepe Monteserín (27 de julio, 2010)

El domingo subí al Cerro de la Paz, en Campo de Criptana, para conocer los Lagarto, Culebro, Pilón, Castaño, Cariari, Burleta, Inca Garcilaso, Infanto, Sardinero y Poyatos, molinos que hoy son museos. Su cubierta cónica es giratoria y con el palo de gobierno, un poste tornapuntas que va del alero hasta el suelo, se orientan las aspas, de unos ocho metros de largo, en busca del viento matacabras, solano (alto, fijo u hondo), mediodía, ábrego, toledano o cierzo. A una de estas aspas, en desigual batalla y al galope sobre Rocinante, acometió Don Quijote, lanza en ristre, al confundirla con los brazos del gigante Briareo, mientras le gritaba a Sancho que se pusiera en oración. El resultado del ataque ya lo sabemos. ¿Qué pasará con el Chupa Chups de Villamayor?, ¿qué con los despidos en la Autovía del Cantábrico? ¿A qué Sancho encomendarnos para que ore pro nobis?

Categoría: General | Comentarios(0) | julio 2010 |

Escribir comentario