África

Por Pepe Monteserín (23 de junio, 2010)

Escipión, acabo de enterarme, subyugó a Hispania hacia el año 209 a. C. y, antes de regresar a Roma, quiso trasladar la guerra a África para obligar a los cartagineses a llamar al portugués Aníbal, que goleaba en Italia con su equipo de elefantes. Escipión desembarcó en Cartago, pero cuando bajaba del barco enganchose su espada en la escalerilla y cayó al muelle de cabeza. ¡Qué contratiempo! Sus soldados podían interpretar el tropezón como un mal presagio. Ah, pero el general reaccionó enseguida, abrazó el suelo y gritó: “Teneo te, África”, “¡Ya eres mía, África!”. Villa, en el minuto 17 de esta era, recibe la pelota de Piqué, la coge, desembarca en el área del Ellis Park y después de burlar a tres hondureños, resbala y cae sobre el césped de Johannesburgo; parecía el fin de España, pero chutó desde el infierno y el disparo acabó en gol. “Teneo te, África”.

Categoría: General | Comentarios(0) | junio 2010 |

Escribir comentario