Pederastas

Por Pepe Monteserín (31 de marzo, 2010)

Terrible asunto la pederastia, y más cuando se relaciona con curas. En la Antigua Grecia era elemento esencial de su cultura; los poetas Teognis y Anacreonte se autodefinían como pederastas y, a caricias, traspasaban sabiduría y valores a sus amados adolescentes. Ritos de paso, dicen, de transfiguración. Amigos de mi quinta, que vivimos la infancia en lugares diferentes, evocamos nuestro contrito acercamiento a los confesionarios; sin excepción, sentimos cómo algunos ministros, de extrañas maneras que no comprendíamos bien, en la oscuridad, sin rejillas por el medio, mejilla contra mejilla y mientras les decíamos al oído lo mismo de siempre, que nos amábamos a nosotros mismos, preparaban el viaje espiritual. Háganse pruebas de ADN a los confesionarios y hallaremos a los abusones. A mí me lo perdonaban todo, y yo los perdono.

Categoría: General | Comentarios(3) | marzo 2010 |

3 Respuestas a “Pederastas”

  1. Selene3000 Escribió:

    Asunto sucio este, Pepe. En el mundo religioso está lleno de ellos (y de ellas,las monjitas también hacen de las suyas)
    Yo creo que, mientras no admitan la sexualidad como una función de higiene y aseo, tan necesaria y saludable para el cuerpo como las otras, lo seguirán haciendo.
    El ayuno, el celibato, la contención, la casi castración..por desgracia da lugar a estos hechos.

  2. Asxana Escribió:

    No hay excusas que valga. La pederastia, la experimentan también quienes llevan una vida sexual activa dentro de lo que todos entendemos normalidad. Dicho esto, no acepto como pretextos el celibato, la contención etc. Es una conducta sexual pervertida, dañina, a juzgar por los tribunales, merecedora de cárcel sin es probada, a tratar por expertos en conductas desviadas con la esperanza que puedan enderezarlas.
    El erómano, amado, en la Antigua Grecia era un muchacho, un adolescente, no un niño. La diferencia es obvia, así como el hecho que hemos evolucionado desde entonces. También lo es la circunstancia de que las relaciones entre el muchacho amado y su amante eran consentidas.
    Nuestra legislación reconoce la mayoría de edad sexual, sin presiones, amenazas, intimaciones…a los 13 años. De no existir ese consentimiento, hablamos de violación, en el grado que sea.
    Los niños son SAGRADOS y es deber de todos los adultos protegerles.
    Nosotros no tenemos facultad para perdonar sin que sean juzgados con todas las garantías que ofrece nuestro sistema jurídico.
    Conste que todo este comentario va dirigido a todos los pederastas, sin rango, sin condición. A todos aquellos que convierten en un infierno las existencias de tantos inocentes.

    “Dejad que los niños se acerquen a mí; no se lo impidáis, porque de los que son como ellos es el reino de los cielos. Os aseguro que el que no recibe el reino de Dios como un niño, no entrará en él” (Mc 10,14-15).
    Saludos con afecto

  3. Mayte Escribió:

    Fijate, Pepe, que yo no los perdono. No me da la gana. A los niños que no me los toquen. Es tan cruel y malsano que me pone enferma, sobre todo porque se hace daño desde el poder y luego nos dan lecciones de moral. Que se apliquen eso de la primera piedra a ellos mismos y que se enteren de que la pederastia es un DELITO.

Escribir comentario