Florida

Por Pepe Monteserín (26 de marzo, 2010)

No voy a hablar del Florida Arena, de Pérez Arroyo, sino de la florida, draba, capellán, babol, lobón de huerta o mastuerzo bárbaro. Es planta de tallos rollizos, cubiertos de pelusilla blanca; sus hojas, también con pelusilla, semejan el hierro de una lanza, con pequeños dientes en los bordes, y en lo alto un ramillete de florecitas blancas, olorosas, con cuatro pétalos y seis estambres manifiestos y muy visitados por las abejas. El fruto, con figura de corazón, es pequeñito, rematado en corto estilete. La florida tiene sabor picante, que recuerda a los berros, pero luego amarga un poco, y sus semillas sustituyen en la cocina a la pimienta negra. Se cría en los taludes de la vía férrea, cuando pasa por Lavapiés, y, si la dejan, en la glorieta del Arzobispo Díaz Merchán, en Monte Alto y en las cornisas de Santa María del Naranco. ¿Para qué sirve? Ante la duda, digamos que es diurética.

Categoría: General | Comentarios(0) | marzo 2010 |

Escribir comentario