Víctor

Por Pepe Monteserín (8 de febrero, 2010)

“Pōkarekare ana ngā wai o Rotorua, whiti atu koe hine marino ana e”, “Las aguas del río Rotorua están embravecidas, pero se calmarán cuando las cruces”, así empieza una canción de amor neozelandesa, escrita por Paraire Tomoana, que popularizaron los soldados maoríes cuando, cerca de Auckland, embarcaban en dirección a Europa hacia la Primera Guerra Mundial. Es un vals de ¾. En su estribillo, el coro canta “E hine e, hoki mai ra, ka mate ahau i te aroha e”, “vuelve hacia mí, querido mío, me muero de pena”. Empieza messoforte, va in crescendo, luego diminuendo, piano después, muy piano y termina un pianísimo “te aroha e”, que expresa una pena profunda, sin voz y sin aliento. Esto lloró la polifónica Bloque al Canto, en Los Arenales, para despedir a Víctor García, compañero barítono que, esquiando en Pajares, cruzó las aguas del Rotorua.

Categoría: General | Comentarios(1) | febrero 2010 |

Plegaria

Por Pepe Monteserín (7 de febrero, 2010)

Me disgustan los mítines, pero pocas veces el discurso de un político me pareció tan entrañable, tan español, familiar, religioso y bien escrito como el que leyó Zapatero en el desayuno del Hilton, en Washington. Un canto a España y América, a la tolerancia, al pluralismo, a la libertad, a la honra, a la solidaridad, al trabajo y su salario, al conocimiento y contra la ignorancia, a que cada quién persiga su afán sin fanatismo. Lo recorté y colgué en mi panel de corcho, junto a las páginas 240-241 de “El tiempo recobrado”, de Proust; el discurso de Faulkner en Estocolmo, el 10 de diciembre de 1950, para aceptar el Nobel de Literatura; la página 99 de “El puente de San Luis Rey”, de Thornton Wilder, sobre la perfección; una cita de Voltaire acerca del ingenio y un soneto de mi padre, “¿Qué arma? La palabra”. ¡Qué importante es no perder los papeles!

Categoría: General | Comentarios(2) | febrero 2010 |

Moscas

Por Pepe Monteserín (6 de febrero, 2010)

Como soy miope y no veo tres en un burro, suelo acercarme a consultas. “Tengo moscas en el ojo”, le dije al doctor Pérez, en el servicio de oftalmología de la Seguridad Social, en la Lila. “Yo también, y mi secretaria y Maroto y el de la moto; has de aprender a convivir con ellas; no las veas como enemigas; es síndrome de escritores y de gente que trabaja sobre superficies blancas”. Me observó, no descubrió nada que pudiera alarmarme, me recetó mermelada de arándanos, por su gran complejo vitamínico, y me fui tan campante. No hay ironía en lo que cuento sino agradecimiento por mi parte a una lección magistral de tolerancia. Aceptemos y convivamos con los cuerpos extraños o incómodos que pululan por nuestra órbita, en la ciudad, en nuestra casa e incluso dentro del ojo. De eso iba el magnífico discurso de Zapatero, en Washington, del que mañana diré algo.

Categoría: General | Comentarios(0) | febrero 2010 |

Olivo

Por Pepe Monteserín (5 de febrero, 2010)

Mañana diré algo del impecable discurso que leyó Zapatero en Washington, con alusión al Deuteronomio y a la paz; no obstante, dado que los sábados dedico a las plantas esta sección, hoy tocaré el olivo, símbolo de paz en la tradición judeocristiana y citado en Génesis (8: 11), 1 Reyes (6:23 y 33), Nehemías (8:15), el susodicho Deuteronomio (6:11 y 8:8), Job (15:33), Isaías (17:6 y 24:13), Jueces (9:8 y 9), 2 Crónicas (2:10) y Salmos (128:3). Además, ¿quién no recuerda la paloma que, con un ramo de olivo en el pico, anunció a Noé el fin del Diluvio?, ¿y el huerto de los olivos, en Getsemaní, donde Cristo sudó sangre? Aquí, pues, dejo constancia de la longevidad de este árbol de tronco retorcido y torturado, acosado por tordos, mirlos y estorninos, de la figura lanceolada de las hojas y de las virtudes de la aceituna, excelente aperitivo, rellena de anchoa del Tiberíades.

Categoría: General | Comentarios(0) | febrero 2010 |

Detalles

Por Pepe Monteserín (4 de febrero, 2010)

Dice George Steiner que odios étnicos, nacionalismos chovinistas y reivindicaciones regionalistas han sido pesadilla de Europa; en cambio, cree que la uniformización tecnológica de la vida cotidiana e Internet son pasos hacia una eliminación de guerras intestinas, y pone de ejemplo el éxito del federalismo americano; aspira Steiner a este ideal de concordia pero aboga también por “la sacralidad del detalle mínimo”, el de la diversidad lingüística, cultural y social, que contrasta con el ansia de identidad americana, y advierte que nada amenaza más a Europa, en sus raíces, que la detergente marea USA y su esperanto devorador. Dice Steiner que Europa perecerá si no lucha por sus lenguas, sus tradiciones locales y sus autonomías sociales, y que Dios está en el detalle. Adapto eso a la realidad asturiana y, por hoy, no tengo más contradicciones que exponer.

Categoría: General | Comentarios(2) | febrero 2010 |

Jaime

Por Pepe Monteserín (3 de febrero, 2010)

Antes de que lo eche el demonio por su buena gestión o rebajen el presupuesto a límites irrespirables y nos mande a tomar vientos, quiero alentar al presidente de la Ópera de Oviedo, Jaime Martínez González-Río (también a su directiva) para que haga de tripas pulmón y siga trabajando por ese canto hermoso que, bien expresado, con habilidosos legatos, rápidas escalas y dulces cadenzas, permite que siga encendida la precaria vela que nos orienta, nos da moral y alumbra una vida anterior e interior afinada, acorde con partituras divinas, y olé. ¿Quién mejor que un neumólogo ha de dar soplo, aliento y espíritu a la ópera? Si los aplausos, para goce de los artistas, rematan de manera caótica la armonía de la orquesta, vaya, al final de temporada, mi anárquica emoción; aunque ya sabemos que en el foso, según algunos del sector, ha fallado el metal, sobre todo la plata.

Categoría: General | Comentarios(1) | febrero 2010 |

Iconos

Por Pepe Monteserín (2 de febrero, 2010)

De buena gana iría de vinos con mis amigos, si no fuera porque me confunden y desordenan hablándome en contra de Tini Areces y de Zapatero; gente atribulada, perjudicada en sus intereses económicos y morales, encabronada porque teme que la patria se desarme y se arme la de San Quintín. ¡Ah, si estos políticos me explicaran por dónde van los tiros! ¿Qué sé yo? No me tienen informado; ni me calculan. Por eso tomo el vino en casa, pero me siento como todos, como Laocoonte entre las serpientes, o el “Esclavo rebelde”, de Miguel Ángel, que en angustioso “contrapposto” trata de escaparse del bloque de mármol que lo retiene. Me he vuelto hipersensible, perfeccionista morboso, intolerante, irritable, anclado a disgusto en la peana de la democracia. Y tan iconoclasta que, ahora, me falta fe, como a Juan y Junior. Mierda pa mí.

Categoría: General | Comentarios(2) | febrero 2010 |

Decapitar

Por Pepe Monteserín (1 de febrero, 2010)

Ana Bolena, segunda mujer de Enrique VIII, después de que su esposo la condenara a muerte, acusada de adulterio, incesto y traición, dijo: “El rey me hizo marquesa, siendo plebeya, luego me hizo reina y ahora me quiere hacer santa, porque muero inocente”. Pidió no ser decapitada por hacha sino por espada y como el verdugo de la Torre de Londres no era muy ducho en esta modalidad se hizo venir a uno de París; cuando arribó, Ana se interesó por su pericia y el alcaide le dijo: “No se conocen quejas”. Y, en verdad, fue tan considerado que cuando la reina esperaba su ejecución, arrodillada, dijo él: “¿Dónde está mi espada?”, para que su clienta se relajara unos segundos, pero la espada ya estaba en camino hacia su cuello. “La Reina sans tête”, dijo ella poco antes. ¿Qué queréis? A mi toda esta historia me recuerda a Pepe el Ferreiro, aunque no se llame Ana.

Categoría: General | Comentarios(8) | febrero 2010 |

Entradas Siguientes »