Coartada

Por Pepe Monteserín (18 de febrero, 2010)

Dos mendigan en las escaleras de la iglesia de San Isidoro y exhiben sendos carteles apoyados en la gorra que, boca arriba, a modo de alcancía, solicitan una limosna. Uno de ellos no recibe una sola moneda de los fieles que salen de misa y entran en el Ayuntamiento, confesados y comulgados; el otro recibe óbolos a punta de pala. Me acerco; el de la gorra vacía pone: “Tengo hambre”. El pedigüeño exitoso anuncia: “Hoy es el cumpleaños de mi compañero y quiero invitarlo a cenar”. Cuando un partido político pide votos, lo hace así, para celebrar el cumpleaños de la ciudadanía; cuando un empresario solicita un crédito o pide apoyo institucional, también busca eso, postula por una vida mejor de sus empleados; un cantante llena el teatro si actúa para Haití y los de “Mira quien baila” se forran por una causa noble. Así se vence la crisis, pidiendo para el otro.

Categoría: General | Comentarios(1) | febrero 2010 |

Subsuelo

Por Pepe Monteserín (17 de febrero, 2010)

Hoy es el día de Fra Angélico, patrón de los artistas; lo llamaban así porque pintaba ángeles, aunque su nombre como dominico era Juan de Fiésole, y el de pila, Guido di Pietro da Mugello (1390–1455). El día de su muerte lloraron los ángeles que, desde niño, había iluminado en los misales. Antes de levantar el pincel, rezaba, y lloraba al dibujar un crucifijo. Es lo que tiene ser artista, uno lleva la sensibilidad a flor de piel, no digamos si además es portador de experiencias numinosas. Fra Angélico colocaba enseguida cualquier cosa que pintara: en el convento de San Marcos, en Florencia, en la capilla del Sacramento, en el Vaticano… Es la diferencia entre un pintor, que pinta lo que vende, o un artista, que vende lo que pinta. Por ejemplo, Gabino de Lorenzo es un artista dibujando metros útiles bajo rasante; el día que desaparezca llorarán hasta los demonios.

Categoría: General | Comentarios(0) | febrero 2010 |

Polvo

Por Pepe Monteserín (17 de febrero, 2010)

La Cuaresma es período de liturgias para la Iglesia católica, dura cuarenta días y se dedica a la oración, a la penitencia y al ayuno; finaliza el día de Pascua, con la llegada de Jesús a Jerusalén, y comienza el miércoles de ceniza, precisamente cuando las palmas del año anterior, con las que conmemoramos la entrada del Maestro en la ciudad santa, se queman para hacer de ellas ceniza. Lo que fue signo de gloria se convierte en nada. El sacerdote, al imponernos en la frente el signo de la cruz, con dichas cenizas, nos recuerda que somos polvo y en polvo nos hemos de convertir. También cuenta cómo se pasa del pecado a la gracia, desde el perdón, y cómo de la muerte a la vida. ¡Oh, resurrección de la carne!, verlo para creerlo. Que seremos polvo sí, enamorado en el mejor caso, y nos borrará el viento; algunos días estoy hecho polvo sin necesidad de morirme.

Categoría: General | Comentarios(4) | febrero 2010 |

Carnaval

Por Pepe Monteserín (17 de febrero, 2010)

El Carnaval, más allá de sus relaciones con la Cuaresma, ha pasado a ser una fiesta en que los hombres se disfrazan de mujeres, y no al revés. Sólo la literatura se ocupó de disfrazarlas de hombres: para buscar al seductor, “Don Gil de las Calzas Verdes”, de Tirso; para proteger al amado, “Pagar en propia moneda”, de Guillén de Castro; para vengar una injuria, “La negra por el honor”, de Moreto; por ambición de poder, “La hija del aire”, de Calderón; para buscar a Dios, “La adúltera penitente”, de Rojas; para huir de algún peligro, “La hermosura aborrecida”, de Lope de Vega; para defender a la patria, “La Doncella de Orleans”, de Zamora; las que así visten, desde pequeñas, “Lo que puede la criança”, de F. Villegas; para cobrar una herencia, “Cornelia”, de Timoteda… Pero esto ocurre en la ficción; en Carnaval sólo hay faldas, y debajo pichas.

Categoría: General | Comentarios(1) | febrero 2010 |

Viejos

Por Pepe Monteserín (17 de febrero, 2010)

Ayer hablé de viejos enamorados y hoy también. Una pareja va a casarse; él tiene 90 años y ella 85. Entran en una farmacia, uno agarrado del otro, felizmente inestables, y el novio pregunta al farmacéutico: “¿Tiene píldoras para el corazón?”, “Si”, contesta el farmacéutico. “¿Y para la tensión arterial?”, “Sí”. “¿Y para la artritis?”, “También tenemos medicamentos para combatir la artritis”. “¿Y para el reumatismo?”, “Por supuesto, señor mío”. “¿Y para el colesterol?”, “Afirmativo”, dijo el farmacéutico, y añadió: “Y para descalcificación, Parkinson, arterioesclerosis, demencia, pitidos en los oídos, arritmias, gripe, resfriados y para, en fin, ya sabe usted”. “¿Se refiere a que también dispensan Viagra?”. “También, señor, aquí tenemos de todo”. Entonces, el novio se dirige a su novia: “Querida, ¿qué te parece si ponemos la lista de bodas aquí?”.

Categoría: General | Comentarios(1) | febrero 2010 |

Enamorados

Por Pepe Monteserín (17 de febrero, 2010)

El viejo llegó al Hospital para que le quitaran los puntos de una ceja. “Estoy apurado, tengo una cita a las nueve”, le dijo al médico. Mientras lo curaba, el doctor le preguntó si su cita era para un análisis de sangre o alguna radiografía; el viejo le dijo que no, que a las nueve había quedado en el geriátrico con su esposa, para desayunar. “¿Se enojará ella si llega usted tarde?”, pensó el médico en la herida de su paciente, apenas cicatrizada. “De ninguna manera, mi mujer padece Alzheimer, no se enfada por eso, ajena al reloj y a las horas. Desayunamos juntos todos los días, aunque ignora quién soy”. “Entonces, si su señora vive en esas condiciones, ¿por qué le preocupa llegar tan puntual?”. “Porque hoy es San Valentín”. “¿Y?, ¿está su señora al corriente? Ni siquiera sabe quién es usted”. El viejo sonrió y dijo: “No sabe quién soy, pero yo aún sé quién es ella”.

Categoría: General | Comentarios(1) | febrero 2010 |

Lentejas

Por Pepe Monteserín (12 de febrero, 2010)

La lenteja es planta herbácea, con tallo débil, corto y ramificado; sus vainas contienen dos semillas. Los primeros restos de lentejas se han encontrado en excavaciones en Siria, hace más de 11.000 años, sin chorizo, éste más reciente; los egipcios las consideraban alimento básico y gracias a su valor proteico pudieron los esclavos construir las pirámides (empezadas con ínfulas y venidas a menos). “Génesis” cuenta cómo Esaú vende a Jacob su progenitura por un plato de lentejas; “Samuel” y “Ezequiel” las recomiendan para hacer pan. Y no es manjar sólo de esclavos sino también de personas libres y soberanas. Comía Diógenes lentejas cuando el filósofo Aristipo le dijo: “Si aprendieras a ser sumiso al rey, no tendrías que comer lentejas”. A lo que Diógenes replicó: “Si hubieras tú aprendido a comer lentejas, no tendrías que adular al rey”.

Categoría: General | Comentarios(2) | febrero 2010 |

Roncesvalles

Por Pepe Monteserín (11 de febrero, 2010)

Deberíamos decir Camino “a” Santiago, porque lo recorrían los peregrinos para visitar la tumba del Apóstol, desde que en el siglo IX rescamplara en Compostela (haya o no haya sido un invento, fue milagroso). El primer Camino a Santiago partió de Oviedo, con Alfonso II; luego, emprendieron la marcha cristianos de mil confines, escogiendo el Camino del Norte, a salvo de los moros que dominaban casi toda la Península. A medida de que reconquistábamos la Meseta, los devotos que venían de más allá del Pirineo trazaron su camino por ella. Roncesvalles era entonces un lugar de paso, como antes San Sebastián, Oloron o incluso París; Oviedo no; nosotros somos principio y meta, alfa por lo dicho y omega por aquello del Criado y el Señor. ¿Qué se le perdió a Tini Areces en Roncesvalles? Lo mismo que a Alfonso II: nada; salvo que caminemos hacia atrás.

Categoría: General | Comentarios(1) | febrero 2010 |

Caldas

Por Pepe Monteserín (10 de febrero, 2010)

Entre el neoclásico de Ventura Rodríguez y el más que bizantino de José Manuel Pisa discurre Las Caldas. Si no el agua de hace un millón de años (antihigiénico y anti Heráclito), brota el mismo manantial del carbonífero, azoado, oligometálico y bicarbonatado, con sabor a mar y a 43 grados. En esas termas, los astures diluyeron reumas, asmas, contracturas, inflamaciones y neurosis. Recorrí sus piscinas dinámicas y de contraste y el circuito de chorros, reposé en la cama de burbujas, me regocijé bajo minicascadas y chorros jet, remonté contracorrientes, sesteé saunas, seca y húmeda, atravesé el pediluvio, me rehidraté bajo el orbayu y la lluvia tropical, floté en su Mar Muerto, soñé envuelto en aromas, aceites, té verde, rosas, aloes, lodos, algas, fangos y parafangos, y respingos me dio el masaje balinés, el tailandés, el lomi-lomi, el tui na… ¡Oviedo, Oviedo, ra, ra, ra!

Categoría: General | Comentarios(3) | febrero 2010 |

Cara B

Por Pepe Monteserín (9 de febrero, 2010)

Estos días vi buenas películas; helas aquí, ordenadas de menor a mayor desasosiego: “Up in the air”: fábula sobre la gente que cree que es feliz y no lo es, y perversa porque podríamos simpatizar con Ryan Bingham (Clooney), dedicado a hacer millas y a despedir gente; “Un tipo serio”, parábola de los Cohen sobre la poca importancia de los problemas considerados importantes; “En tierra hostil”, hostil, sin argumento ni diálogos, atrae la atención del espectador a la espera de que el prota active o desactive la bomba instalada bajo nuestra butaca; la efectiva “Celda 211”, con un magnífico Luis Tosar, que no acompañaba el resto del elenco; “The road”, digna de Cormac McCarthy, canibalismo post-apocalíptico (cuando salga la continuación, la pareja del final se zampará al niño); y “Precious”, en la que un padre abusa de su bebé. Horror: la cara B del amor.

Categoría: General | Comentarios(0) | febrero 2010 |

« Entradas Anteriores Entradas Siguientes »