Sonrisa

Por Pepe Monteserín (27 de febrero, 2010)

En visita propiciada por mi amigo Choche F. Laborda, recorrí con él la cripta de la catedral de Santiago y, de la basa al tímpano, el Pórtico de la Gloria y sus doscientas esculturas de granito gallego; di un cabezazo al maestro Mateo, artífice de la obra, un abrazo al Santiago del parteluz, un beso al Pantocrátor y una caricia a los pechos de la reina Esther, que no son lo que eran. Emma Carbón nos guió por el andamiaje y me demoré ante el románico Daniel, de enigmática sonrisa gótica. Danza Danieliño, joven imberbe, en contraste con el resto de los profetas, Jeremías, Isaías y Moisés, y dicen que sonríe a Esther, ruborizada, a pesar de que un obispo, siglos ha, le desmochó los pechos a cincel. Pero no era mirada pícara la de Daniel, que sigue sonriendo como si fuera su primer día de trabajo, Alicia entre la maravilla, conserje del porvenir. A mí diome ánimos.

Categoría: General | Comentarios(0) | febrero 2010 |

Escribir comentario