Óbolos

Por Pepe Monteserín (24 de febrero, 2010)

El patrimonio del presidente valenciano, Camps, es un piso, valorado en cien mil euros, suyo la mitad, y su cuenta corriente y moliente arroja un saldo de mil euros, o menos si ya le pasaron el recibo de la tintorería. Barberá, alcaldesa de Valencia, no tiene piso y aún está pagando su coche, que compró hace 21 años. ¿No es preocupante que estos altos cargos sean tan malos administradores de lo suyo? ¿O será que lo donan? A veces los administrados somos injustos. Mi padre, cuando era alcalde de Pravia, en los años 60, al salir de misa acostumbraba a dar 200 pesetas al pobre Ton; por razones varias, redujo la limosna a 100 pesetas, luego a 75. Un día Ton le dijo: “¿Qué ocurre, Luis?, ha bajado su cuota semanal a más de la mitad”. “Es que mis cinco hijos crecen, ayudo a mi madre…”. A lo que repuso Ton, muy enfadado: “¿Acaso quiere mantener a su familia a mi costa?”.

Categoría: General | Comentarios(3) | febrero 2010 |

3 Respuestas a “Óbolos”

  1. yomismo Escribió:

    Chávez (el andaluz) también roza la indigencia…Pobres políticos, qué mal lo van a pasar cuando la política les deje a ellos. Salud

  2. Alberto Z. Escribió:

    Pero un escritor como tú, ¿de qué se extraña? Tan sólo estás narrando una addenda de El emperador desnudo. Por sus vellos los reconoceréis.

  3. pepemonteserin Escribió:

    Más que extrañado, alucino

Escribir comentario