Dedos

Por Pepe Monteserín (20 de febrero, 2010)

El meñique es poco útil y se nos va atrofiando; sirve para limpiar las orejas y pasear agarrado a otro meñique, entre parejas rancias. El anular lleva la alianza. El medio, aznar o cordial levantado y con el resto de los dedos recogidos significa “monta aquí que te llevo pa Madrí”. El índice o deíctico, además de hurgar en la nariz, indica y es dedo imperativo. El pulgar o pólice, clave en nuestro desarrollo cerebral (no sólo para contar), también lo es en lo espiritual (con él nos persignamos), y es signo de aprobación o desaprobación. En lenguaje dactilológico, con los dedos se hacen letras. El índice estirado con el meñique fabrica cuernos; con el cordial, bendiciones o victorias; con el pulgar, la “o” de óptimo. Los dedos también hacen números; pero, ojo, si entra un carpintero en el bar para llevarse cervezas al taller y levanta tres dedos, significa que quiere cinco. 

Categoría: General | Comentarios(1) | febrero 2010 |

1 Respuesta a “Dedos”

  1. Ramón Escribió:

    Saludos!

    Gracias por el blog. Me permito complementar el ingenioso listado del post con un par de usos clásicos de los dedos, ya en desuso pero con gran predicamento en otras épocas: el pulgar como “matapioyos” y el índice como “furabolos”, en la fala del occidente, excavador de la miga del pan.

    Hasta la vista

Escribir comentario