Sales

Por Pepe Monteserín (28 de enero, 2010)

Decimos San Francisco de Sales (se celebró el pasado 24 y me olvidé) en referencia al Castillo de Sales, en Thorens-Glières, Alta Saboya francesa, y no a la parroquia de Sales, en Colunga. Santo de la Amabilidad, es además patrono de periodistas y escritores. Yo no soy periodista, a mí no me gusta ir con la verdad por delante, sino por detrás. En su “Tratado del amor de Dios” dijo que la medida del amor es amar sin medida, y que no corrijamos a los demás dejándonos llevar de nuestro sentimiento sino de nuestra caridad. Escribió “Introducción a la vida devota”, o “Filotea”, el lector al que dirige sus cartas, considerada obra maestra de la ascética. Su última palabra escrita fue: “Humildad”, concepto que no casa bien con los escritores: para escribir una obra maestra la humildad estorba, aunque sólo seamos un grano de polvo, o precisamente por eso.

Categoría: General | Comentarios(0) | enero 2010 |

Escribir comentario