Destitución

Por Pepe Monteserín (27 de enero, 2010)

Algunos, demostrada su eficacia a la hora de hacer realidad un sueño, no pueden plegarse a la disciplina de quienes van detrás. A Belén Esteban, ejemplo que entenderán 40 millones de personas, nadie la ayudó a criar a su hija, pero cuando ambas salen adelante, el defensor del menor pretendió quitarle la custodia. Descartes murió porque la reina de Suecia lo obligaba a levantarse al amanecer para darle clases de matemáticas; algo así ocurrió con Pushkin y Pedro I el Grande, que luego lo tomó tan en serio como para oprimirlo. A Manzanares no lo oprimieron porque no interesó el Tabularium a las autoridades, no lo tomaron en serio. A Hernán Cortés, después de darle gloria y tierra al rey, le quitaron la gobernación de la Nueva España. A Pepe, el Ferreiro, le arrancaron la niña de sus ojos; también se lo hizo Iván el Terrible al arquitecto de la iglesia de San Basilio.

Categoría: General | Comentarios(1) | enero 2010 |

1 Respuesta a “Destitución”

  1. Selene3000 Escribió:

    Poco consideradas, injustas y crueles son a veces las autoridades

Escribir comentario