Naveiras

Por Pepe Monteserín (26 de enero, 2010)

Una de las escenas más emotivas de “Simon Boccanegra” llega al final, cuando el Dux, muriéndose, después de un trago de veneno que le puso en la copa su favorito, Paolo, dice mirando al mar: “Me arden las sienes… por mis venas serpentea oscura llama… ¡Ah! ¡Respirar!… ¡El mar! ¡Ah, cuántos recuerdos de glorias y gestas sublimes me vienen a la mente, sólo de verlo! ¡El mar! ¿Por qué en su seno no hallé la muerte?”. Mientras escuchaba yo a Marco di Felice, magníficamente envejecido y en plena agonía, no podía evitar acordarme de Pepe el Ferreiro, dux de Grandas de Salime; y me lo imaginaba cansado, contemplando su mar, su museo y envenenado por el Consorcio Cultura-Cajastur-Universidad-Eustaquio-Etc. Pensé también, ¿será que quieren quitarlo del Etnográfico y traerlo de director al Museo Arqueológico de Oviedo, para que lo llene?

Categoría: General | Comentarios(2) | enero 2010 |

2 Respuestas a “Naveiras”

  1. mayte Escribió:

    ¡ Mira qué buena idea!Igual lo mandaron venir hoy al centollo para eso o van a darle una medalla por haber conservado y recuperado de la destrucción tanto patrimonio de todos.

  2. pepemonteserin Escribió:

    Seguro que es por eso; nos alarmamos a lo pijo

Escribir comentario