Alero

Por Pepe Monteserín (29 de octubre, 2009)

Para un programa didáctico de televisión sugerí al cámara que filmara un alero en “tejaroz”, solución constructiva donde la cubierta vuela sobre la fachada del edificio en sucesivas hiladas de tejas árabes, en posición de cobija. ¡Ay!, pero el joven no sabía qué era un alero. Ciertamente, no podemos empezar la casa por el tejado. Con el tejado se termina la estructura de un edificio, pero es lo primero que ha de conservarse; por ahí mueren las casas. No sólo la tarde cae sobre el tejado, también la lluvia, hojas, gatos, nidos, tesoros de urracas, hiedra, violinistas y pelotas olvidadas quedan en el alero; así se atascan limahoyas y canalones, y así, entre el sobrepeso del agua estancada y la que se filtra y oxida hierros y pudre cerchas, pasó lo que pasó en la Tenderina, y puede ocurrir en las Pelayas y en Santullano. Por eso es importante enseñar a los niños qué es un alero.

Categoría: General | Comentarios(3) | octubre 2009 |

3 Respuestas a “Alero”

  1. Javier Suárez Escribió:

    Pero… ¿un alero nun ye un xugador de baloncesto?

  2. pepemonteserin Escribió:

    No, al jugador de baloncesto que es buen tirador de media y larga distancia y que combina velocidad de movimientos y altura se le denomina “cornisa”.

  3. MAC Escribió:

    Pepe caro:Por tí mismo lo has visto: la buena enseñanza se ha quedado en el alero y ahí parece seguir junto con pelotas de niños inquietos y nidos de golondrinas. Por ahora el alero lo aguanta todo.Pero cuando se suban allí muchachones de dieciocho años como propone el muchachón Gabilondo, adios cornisa, adios alero y más goteras en la casa. Haz algo, hombre, y cuéntales lo del alero que el cámara no sabía.(Solo miran para los políticos y así pasa lo que pasa..)

Escribir comentario