Mónica

Por Pepe Monteserín (27 de agosto, 2009)

Quien cree en agüeros consulta a veces la Biblia, la abre a ciegas, pone el dedo donde caiga, lee el versículo que marca el azar y obtiene respuesta a alguna de sus preocupaciones. Y funciona, sobre todo con las personas de mucha imaginación, con recursos para interpretar lo que se dice entre líneas, lo blanco. Yo, a veces, resuelvo estos artículos mirando el santoral; hoy, por ejemplo, es Santa Mónica, y me encuentro con que la mayor obsesión de esta santa era convertir al bandarra de su hijo, Agustín, al cristianismo, y que, en su último esfuerzo le entregó la Biblia, éste la abrió al azar y una frase de San Pablo le hizo reflexionar, bautizarse y llegar a santo. De San Agustín encontré una máxima, casualmente, que viene muy bien para esas actividades artísticas que patrocina la magna obra de El Musel: “Da lo que tienes para que merezcas recibir lo que te falta”.

Categoría: General | Comentarios(0) | agosto 2009 |

Escribir comentario