Sobrecostes

Por Pepe Monteserín (26 de agosto, 2009)

¿Puede una persona poner en riesgo su vida para salvar a otra, aunque parezca que vale menos? Respuesta: Sí. Por ejemplo, los bomberos, por decir algo cercano en el tiempo; o Jesucristo, cercano en el espacio. En realidad, haga lo que haga, uno arriesga su vida desde que nace, y a veces antes, aunque no mueva un dedo por nadie. Con estas premisas, lo más recomendable es ayudar al prójimo. A San Felipe Neri, de magnífico humor y sonrisa (es patrono de los humoristas) se le ensanchaba tanto el corazón cuando compartía sus modestos alimentos con los pobres que, en una ocasión, le estallaron dos costillas. Así las cosas, hemos de admitir que de la soberbia obra de El Musel se distraigan migajas para otras empresas, certámenes de arte y obras pías, con cargo al déficit. El que saca de donde no hay es un genio; y un santo, si se priva él. Y, a veces, un mártir.

Categoría: General | Comentarios(0) | agosto 2009 |

Escribir comentario