Torvisco

Por Pepe Monteserín (14 de agosto, 2009)

Me toca planta, por ser sábado, así que voy a mi jardín y, como quien abre la Biblia y escoge un versículo al azar, me tapo los ojos, toco una planta y compruebo que se trata de una hoja parecida al olivo, que es torvisco, “Daphne”, también llamado matapulgas, matagallinas y pimienta de monte. Si supiera de esto, la hubiera descubierto a ciegas porque, al caer la tarde, despide suave olor a jazmín. Es un purgante muy enérgico y dicen que jamás debe administrarse a una persona flaca, salvo que queramos enviarla con cartas al otro mundo; actúa con tanta violencia que a uno le salen por abajo el cólera, la flema, los humores, heces fósiles y el alma también se va a tomar por el rasca. Rasca el torvisco, sí. El doctor Pepín Aguirre, de La Reigada (Candamo), lo recetaba para la tos. “¿A que no tose ya? Preguntaba a sus pacientes, y ellos respondían: “¡No me atrevo!”.

Categoría: General | Comentarios(0) | agosto 2009 |

Escribir comentario