Armstrong

Por Pepe Monteserín (29 de julio, 2009)

Hubo un usurero en el Oviedo del siglo XVIII, don Tomás Sastre, a quien llamaban “Don Veinte Por Ciento”, dicen que nacido en la calle del Águila, porque no existía la calle de la Urraca. Don Tomás, en viéndose viejo y enfermo, fue al Monasterio de San Vicente a visitar a fray Benito Feijoo; entró en la celda, con genuflexiones, y le pidió al erudito gallego si podría discurrirle un epitafio para su sepultura. Como nuestro querido benedictino quiso complacer al avaro (que solía esconderse de los deudores cuando vencían sus préstamos, para cobrar recargos), tomó su pluma, la mojó en el tintero y escribió: “Yace aquí Don Veinte Por Ciento, y todos apostamos cien contra veinte a que no le dejarán entrar en el Cielo”. Lance Armstrong se había ganado el cielo con sus siete Tours, pero, como siga tan avaricioso, me temo que San Pedro no va a dejarle entrar de amarillo.

Categoría: General | Comentarios(3) | julio 2009 |

3 Respuestas a “Armstrong”

  1. Selene3000 Escribió:

    Y es que la avaricia engorda como el odio. Cuanto más se tiene más crece y más quiere.

  2. pepemonteserin Escribió:

    Sí, la avaricia cumple la Teoría Cinética Molecular de los gases.

  3. pablo perez Escribió:

    plas,plas,plas,plas.

    Si no pierde el cielo, por lo menos ya perdiò la oportunidad de haberse retirado en la cùspide y se va a ver como tantos futbolistas que se aferran a los èxitos del pasado y sòlo dan làstima en el presente.

Escribir comentario