Tatuajes

Por Pepe Monteserín (22 de julio, 2009)

El ornamento es fuerza de trabajo desperdiciada, labor de más, salud echada a perder. La evolución cultural equivale a la eliminación del ornamento; su carencia es signo de fuerza espiritual. El ornamentista moderno, no digamos el tatuador, es un retrasado o un aprovechado. Puede medirse el grado de civilización de un pueblo atendiendo a la cantidad de garabatos que aparecen en las paredes de sus retretes o en la piel de sus habitantes. Los asturianos nos estamos volviendo papúas. Para Adolf Loos, quienes se tatúan el cuerpo son delincuentes o degenerados; los tatuados que no están detenidos son criminales latentes, y que un tatuado muera en libertad indica que palmó antes de cometer un asesinato o que un crimen ha quedado impune. En mi adolescencia, me hice tatuar un ancla en el bíceps y otra donde yo me sé, ¡qué lastre, Dios, qué lastre! ¡Soy un peligro!

Categoría: General | Comentarios(8) | julio 2009 |

8 Respuestas a “Tatuajes”

  1. Josín Escribió:

    Me alegro en disentir de las ocurrencias de este Adolf y del otro… qué fácil es quedarse en la superficie y no profundizar

  2. pepemonteserin Escribió:

    El que profundizó demasiado fui yo, o me profundizaron

  3. Maxi Escribió:

    Para mi que algo anda equivocado. Yo pensaba que evolucionar culturalmente significaba buscar cosas nuevas, acertadas o no, en los distintos ámbitos de la cultura…o modificar las ya existentes y de ese modo ampliar el desarrollo cultural.
    El tatuador es un retrasado o un aprovechado…sería casi como si un escritor fuese un reprimido o un libertino.

  4. pepemonteserin Escribió:

    Yo creo que también se involuciona, y el tatuaje no me parece, precisamente, una revolución.

  5. Selene3000 Escribió:

    A mí tampoco me parece una revolución. De hecho no me gusta nada ni los tatuajes, ni la gente tatuada. Pero de éso a asegurar que los que se tatuan son unos delicuentes, me parece una aberración.
    Desde la edad primitiva, el ser humano siempre ha necesitado marcarse y dejar huellas en su propia piel.
    Con ser tan modernos y evolucionados, todavía hoy marcamos a las recién nacidas con dos agujeros en las orejas, les colgamos aretes, lazos, pulseras..

  6. Maxi Escribió:

    De todas formas, el tatuador/a no es el que genera la necesidad de tatuarse. Como moda, capricho o necesidad el tatuaje existe porque las personas quieren que exista. Por eso me extraña el ataque directo a la persona del tatuador/a. El retrasado serías tú, que te dejas tatuar.

  7. pepemonteserin Escribió:

    Por supuesto. Es de retrasados pasear de por vida los adornos de otros.

  8. Ana Escribió:

    Por que nadie critica la profesión de criticador??? por que solamente hay que criticar al tatuador que se gana la vida haciendo su trabajo, sin jugar con el pan de nadie? nadie obliga a nadie a tatuarse, todos somos libres de hacer con nuestro cuerpo lo que queramos.
    Un tatuador repito, trabaja y punto

Escribir comentario