Ella

Por Pepe Monteserín (21 de julio, 2009)

Hice una barbacoa de no te menees. Ella compró los ingredientes, preparó ensalada, natillas y la carne de cordero; puso ésta en una bandeja, junto con los utensilios y la llevó al exterior, donde ya la esperaba yo, tomando un vinín. Ahora, el punto delicado de la actividad: puse la carne en la parrilla de la barbacoa. Siguen más actividades rutinarias: ella llevó platos y cubiertos al exterior, me informó de que el cordero podía pasarse, se lo agradecí y aproveché para pedirle otro vinín, mientras me ocupaba de la emergencia. Y el momento cumbre: retiré la carne de la barbacoa y se la pasé a ella. Más trabajos rutinarios: ella puso la mesa, llevó ensalada, pan, salsas y las bandejas de carne. Al terminar, quitó la mesa, fregó y, otro momento importante: todos me felicitaron por mis dotes culinarias. Buen trabajo me tomé; me extrañó que ella no me lo agradeciera.

Categoría: General | Comentarios(4) | julio 2009 |

4 Respuestas a “Ella”

  1. Selene3000 Escribió:

    ¿De verdad cree, que ha sido él, entre vinín y vinín y bien sentaín, el que ha hecho la barbacoa?
    Un señor muy sibarita, éste
    De estos tipos conozco yo varios.

  2. Martello Escribió:

    Magnífico, como siempre.

  3. pepemonteserin Escribió:

    ¡Hasta ellas me felicitan! ¡Es que hago unas barbacoas…!

  4. Ana Escribió:

    Vergonzoso!!!!

Escribir comentario