Tiraña

Por Pepe Monteserín (17 de julio, 2009)

Tiraña es parroquia de Laviana; ahí nació Faustino Pérez Blanco, embajador de Asturias en México y secretario de ese admirable Centro Asturiano, no sé qué esperan en Laviana y Oviedo (aquí vivió, nació su hijo y fueron sus hijas reinas del Día de América) para nombrarlo pregonero e hijo predilecto y adoptivo. Pero hoy vengo a hablar de la tiraña, tirigaña o grasilla, planta que desaparece en invierno y revive al irse la nieve; en sus hojas, cubiertas de diminutos pelos glandulosos, se enviscan los mosquitos, digeridos por ella gracias a su fermento digestivo. La tiraña vive en lugares húmedos y se alimenta de mosquitos. Esa grasilla que le da nombre es muy buena para cicatrizar cortaduras, y para elaborar un champú que vuelve el cabello rizoso y rubio. Faustino no desaparece en invierno, su pelo es liso y negro, y vive del hierro, no de los mosquitos.

Categoría: General | Comentarios(0) | julio 2009 |

Escribir comentario