Kadaré

Por Pepe Monteserín (24 de junio, 2009)

Ante la Comisión de Patrimonio denuncia Kadaré su “Crónica de la ciudad de piedra” (nada que ver con Oviedo ni el proyecto de Portela para la ciudad del gas). Así empieza, más o menos: “Surgida bruscamente en el valle, la ciudad escaló la montaña. Era una ciudad empinada, quizá más empinada que Cudillero, que había desafiado las leyes arquitectónicas y urbanísticas. La viga del tejado de una casa rozaba los cimientos de la siguiente y si uno se caía a un lado del camino, podía aparecer sobre el tejado de una mansión elevada. Esto lo sabían los borrachos. Se podía ir caminando, alargar la mano y colgar el sombrero de la aguja de un minarete. Si la ciudad albergaba a duras penas la vida humana bajo su caparazón de piedra, tampoco evitaba causarle incontables arañazos y todo contacto con ella era áspero y frío. No resultaba fácil ser niño en esta ciudad”.

Categoría: General | Comentarios(0) | junio 2009 |

Escribir comentario