Teresa

Por Pepe Monteserín (27 de mayo, 2009)

Estudió en la Facultad de Oviedo, alumna de Juan Tazón, magnífico introductor de la Filología a través de la Historia; en la presentación de “Súplicas del viento” le pregunté a Teresa Martín: -¿Tienes habitación propia? –Una habitación propia invisible. A veces estoy en un grupo de gente y no hablo, ensimismada en mi “habitación”. –O sea, que no la tienes. -En realidad, sí la tengo, en Pimiango; mi padre es albañil y, un año, por Reyes, acabó una y me la regaló; y nunca se vanaglorió de su pericia, ¡construir una habitación para cada hija, una casa para todos, ladrillo a ladrillo! -¿Cómo llevarías la fama si tu poemario fuera superventas? –Entre mis sobrinos alcance fama por ser, como ellos dicen, una “neuras”, para los amigos de mis sobrinos soy “la tía loca”, para mis padres, mi hermana y mi cuñado soy famosa por inútil sembrando patatas… ¿Qué más puedo pedir?

Categoría: General | Comentarios(0) | mayo 2009 |

Escribir comentario