Falso

Por Pepe Monteserín (12 de marzo, 2009)

La utilización de los estilos del pasado, con pretextos estéticos, en nuevas construcciones levantadas en zonas históricas, tuvo y tiene consecuencias nefastas. Copias serviles del pasado, recomposiciones ficticias y mentiras las hay en el MAO, no por culpa de sus arquitectos actuales, sino gracias a ellos, respetuosos con lo falso. Y más que habrá, en cuanto entren los decoradores de Feijoo con el frailero, el brasero, la puerta de cuarterones y las zapatillas de orillo. Allí al lado, en la Corrada del Obispo, se me acercó un senegalés y me ofreció relojes: “¡Auténticamente falsos, señor!”, me aseguró; se lo creí y le compré un Rolex falso. Al revés, en Montparnasse un hombre vendía telas de Picasso; estaba allí Pablo, que sabe de estética, las miró, negó su autoría y dijo: “No todos los Picasso que pinto son auténticos; yo he pintado falsos cuadros míos”.

Categoría: General | Comentarios(0) | marzo 2009 |

Cruzada

Por Pepe Monteserín (10 de marzo, 2009)

Nuestro periódico propone a sus lectores que renombren las calles de Oviedo que un comité de notables, escogidos por nuestro Consistorio, eliminó del mapa: Diecinueve de Julio, Alférez Provisional, Capitán Almeida, Comandante Bruzo, Comandante Caballero, Comandante Vallespín, Coronel Aranda, División Azul, Juan Fernández Capalleja, Celestino Mendizábal, Plaza de la Liberación, Rafael Gallego Sainz, Sargento Provisional y Teniente Coronel Teijeiro. ¿Qué pasaría si los lectores, por mayoría, tuvieran a bien votar estos nombres: Diecinueve de Julio, Alférez Provisional, Capitán Almeida, Comandante Bruzo, Comandante Caballero, Comandante Vallespín, Coronel Aranda, División Azul, Juan Fernández Capalleja, Celestino Mendizábal, Plaza de la Liberación, Rafael Gallego Sainz, Sargento Provisional y Teniente Coronel Teijeiro?

Categoría: General | Comentarios(3) | marzo 2009 |

Léase

Por Pepe Monteserín (9 de marzo, 2009)

El orensano Feijóo sólo lee libros en los aviones; ¿conocerá a su paisano Feijoo? Fray Benito leía a todas horas, nunca volando, aunque podía haberlo hecho en barco, de haber aceptado el obispado en Ultramar que le ofreció Felipe V. Escribía con audacia, en los límites del dogma, socarrón, como buen gallego; agudo y atrevido, no corregía sus escritos ni estudiaba demasiado las cosas, fiado de su penetrante intuición e inteligencia. Sus obras provocaron enconadas polémicas y vendió así miles de libros. En Samos, la iglesia del monasterio y un claustro que lleva el nombre del benedictino fueron costeados con sus derechos de autor. Allí tiene, lo he visto, estatua y celda; la original pereció en un incendio junto con su biblioteca, donada por él. Su cuerpo está en Oviedo, hecho polvo; mala restauración tiene. Mantengamos vivo su espíritu: léase, coñe.

Categoría: General | Comentarios(0) | marzo 2009 |

Celda

Por Pepe Monteserín (9 de marzo, 2009)

John Ruskin (1819-1900), que no era arquitecto sino crítico de arte, gritaba: “¡No restaurarás!”. En “Las siete lámparas de la arquitectura” dice: “Cuide sus monumentos y no tendrá que restaurarlos. Planchas de plomo colocadas a tiempo en la cubierta, unas cuantas hojas y ramitas retiradas de la corriente de agua, salvarán la techumbre y los muros de la ruina. Vigile con inquieto esmero, a cualquier precio; cuente las piedras como lo haría con joyas de una corona; ponga vigilantes para espantar a dilapidadores; y hágalo con ternura, con respeto. Ate con hierro donde se suelte; sostenga con madera donde se debilite; no se preocupe de la deformidad del apoyo, es mejor una muleta que una pierna perdida”. La celda de fray Benito Feijoo, desde hace décadas, tenía escaleras, tabiques, suelo y muebles ortopédicos. ¡Viva (que no arriba) la abadía de Glastonbury!

Categoría: General | Comentarios(0) | marzo 2009 |

Restauro

Por Pepe Monteserín (7 de marzo, 2009)

No destruir lo que existe y no imitar lo que pudiera haber existido. Restaurar, rehacer, reestructurar, es enemigo de reparar, consolidar, conservar, proteger, revitalizar. Vitet planteaba la restauración como triste necesidad; restaura, no innoves, y deja claras las adiciones. Pero Ruskin gritaba: “¡No restaurarás!”; restaurar era para él una falsificación material y moral que convertía a los arquitectos en plagiarios, a los obreros en esclavos y a los moradores en sibaritas. La restauración, decía, es destrozo absoluto, acompañado de descripción falsa de lo destruido. Más se recoge en el desolado castro de Llagú, quiso decir Ruskin, de lo que nunca se obtendrá del Fontán reconstruido o de la actual aguja de Gil. Cuando se copian viejos manuscritos, se deja en suspenso lo ilegible, aunque se suponga, y no se rellenan jamás los espacios en blanco. Retejemos oportunamente el prerrománico.

Categoría: General | Comentarios(0) | marzo 2009 |

Frailes

Por Pepe Monteserín (6 de marzo, 2009)

Los sábados hablo de plantas. Hoy tocan frailes y frailecillos; no Feijoo, sino la “Lythrum salicaria”. Tomada a pasto, combate las diarreas de los niños de teta, y también de los adultos. Un joven de temperamento sanguíneo bilioso y estado soltero, a principios de julio de 1787, de resultas de un ejercicio inmoderado, fue acometido de diarrea, que toleró hasta 1818 sin encontrar curación en los remedios tradicionales; caldo de pollo con achicoria, escarola, grama y simientes frías, lavativas de leche y yema de huevo, cocimiento de raíz de malvavisco…, nada de eso le quitó la cagalera, es más, le sobrevino disentería y tenesmo, y, desdentado y desbraguetado, no hacía más que mear por las esquinas. Le dieron entonces un novedoso, por lo tanto sospechoso, cocimiento de frailes y fue como la purga de Benito (no hablo de Benito Feijoo); santo remedio.

Categoría: General | Comentarios(0) | marzo 2009 |

Barrizal

Por Pepe Monteserín (5 de marzo, 2009)

Dado que por delante de su celda circulaban demasiados coches de caballos, que le impedían pensar, fray Benito propuso al alguacil que los cocheros pasaran un examen. Antón acudió a la prueba, y el benedictino, que presidía el tribunal, le dijo: -Su landó queda atascado en el barrizal de la calleja de San Vicente, ¿qué haría usted? -Restallaría el látigo sobre los caballos y gritaría: ¡Arriba, ligeros! –¿Y si eso no funcionara? –Me bajaría, me metería en el barro, apoyaría mi hombro en la trasera del coche, empujaría, restallaría el látigo y gritaría: ¡Arriba, ligeros! -¿Y si no fuera suficiente? –Haría descender al pasaje, meterse en el barro y empujar conmigo mientras yo restallaría el látigo y gritaría: ¡Arriba, ligeros! –Lo siento, Antón, pero ha suspendido usted. -¿Por qué, padre Feijoo? –Porque un buen cochero no se mete en el barrizal de la calleja de San Vicente.

Categoría: General | Comentarios(2) | marzo 2009 |

Mingotes

Por Pepe Monteserín (4 de marzo, 2009)

Le dije a Mingotes: “Magnífico tu poemario, pero ¿tienes relación con Oviedo?”. “Siempre fui a Oviedo por malos rollos: a examinarme, a operarme, a tallarme para la mili…, pero mi padre nació en Oviedo”. Suficiente. He aquí a Mingotes: De les oles de la mar tengo yo una con hache. Hola / Vivo en el infierno; incluye el agua caliente, pero haz un frío del demonio. / Vendrá más tarde nadie a haceme compañía. / Sacámonos sin correa la soledad y yo. Animales de compañía / No soy dueño de mí mismo. Pobre / Anoche tuve un examen de conciencia; cogiéronme copiando, y dormime. Examen / Vivo con lo justo y con lo injusto, y de ambes coses tengo pagues extraordinaries. / La vida me sonríe, fálteni los dientes, pero sonríe. / Joder. Hostia. Cojones. Cagon la puta. Taquigrafía / Salgo poco. De los cabales a veces, pero vuelvo temprano. / Yo, ten piedad.

Categoría: General | Comentarios(1) | marzo 2009 |

Viajero Palacios

Por Pepe Monteserín (4 de marzo, 2009)

De Vaquero presenta hoy la biografía oficial, en el Colegio de Aparejadores, su autor, Francisco Egaña, y el hijo del biografiado, Joaquín Vaquero Turcios. Joaquín Vaquero Palacios nace en Oviedo en 1900. A los 17 años empieza a pintar, a los 24 expone en Oviedo, a los 26 en Madrid, a los 27 en París, a los 28 en Nueva York, ya todo un arquitecto. Entre 1928 y 1936 desarrolla una intensa actividad y es premiado como pintor, decorador, escenógrafo y arquitecto. Viaja, dibuja, viaja, y en 1950 es nombrado director de la Academia de Bellas Artes. En 1954 construye el salto de agua de Grandas de Salime, lo ilumina, junto con su hijo, y nos ilumina. Viaja mucho, viaja la de dios. Inventa casas desmontables, restaura, reconstruye, reforma, proyecta y pinta. No conozco a ningún asturiano que pinte más que él. Dicen que murió en 1998, pero no; está de viaje.

Categoría: General | Comentarios(0) | marzo 2009 |

Feijoo

Por Pepe Monteserín (2 de marzo, 2009)

Nuestro ilustre ovetense, el orensano fray Benito Feijoo y Montenegro (1676-1764) tiene ahora celda grande en el MAO, bien conservada, salvo un par de tabiques, suelo y techo ruinoso que tiró Menéndez Pidal en 1939, a la que añadió una falsa escalera histórica. Ahí escribió el benedictino sus “Discursos varios en todo género de materias, para desengaño de errores comunes”; 19 volúmenes en total: “Teatro Crítico”, nueve; “Cartas eruditas y curiosas”, cinco; “Ilustración apologética al 1º y 2º tomo del Teatro Crítico”, dos; “Demostración crítico-apologética del Teatro Crítico”, dos, e “Índice general alfabético”. Con intuiciones geniales, critica, juzga, precisa, corrige y combate prejuicios, supersticiones y buenas costumbres, y busca el “no sé qué” del sentimiento. Nada de esto se ha destrozado tampoco, su obra intelectual se conserva e ignora íntegramente.

Categoría: General | Comentarios(1) | marzo 2009 |

« Entradas Anteriores Entradas Siguientes »