No sé qué

Por Pepe Monteserín (29 de marzo, 2009)

En Albacete se clausuró el viernes la Convención Nacional de Arquitectos Técnicos, que, cada tres años, reúne a delegaciones de todos los colegios de España. Allá, a pesar de la huelga del transporte, se desplazó como pudo la polifónica “Bloque al canto”, del Colegio de Aparejadores, y el cuarteto de cuerda “Km. 0”, que, dirigidos por Óscar Allen, ajustaron su cabal entonación a la octava parte de una coma (diría el padre Feijoo). El grupo asturiano, junto con Guillermo Martínez, director musical, exportó ese “no sé qué” del que habla el benedictino en el tomo IV del “Teatro crítico”. El viaje a La Mancha, para asistir al concierto, me impidió acompañar en Oviedo al abogado Gerardo de la Iglesia que, con Tomás Antuña, presentaba despacho. Un despacho en el que, como en la música, y más allá de la reflexión, importa el “no sé qué”, que resuelve y hechiza.

Categoría: General | Comentarios(0) | marzo 2009 |

Escribir comentario