Muertos

Por Pepe Monteserín (25 de marzo, 2009)

Un cazador, llama al 091: “-Mi amigo está muerto, ¿qué hago? –Lo primero, asegúrese de que efectivamente está muerto”. Sigue un silencio. Luego un tiro. “Vale, ¿y ahora, qué?”. El padre Vélez, prior del monasterio de Samos, me dijo que aunque a fray Benito Feijoo lo enterraron en Oviedo, una vez asegurados de que había fallecido, del benedictino se sacó una máscara mortuoria y con ella la escultura, única en su género, obra de Francisco Asorey, que luce en Lugo, en el llamado Claustro grande, o de Feijoo, el mayor de España, de sesenta metros de lado. “¿Se conserva la máscara?”, le pregunté, pensando en recrear la figura de cera para sentarla en la futura celda del MAO. “No, desapareció en un incendio, junto con la biblioteca y la obra que donó nuestro hermano en Cristo”. Bueno, siempre podremos hacer una segunda máscara cuando se muera la estatua.

Categoría: General | Comentarios(8) | marzo 2009 |

8 Respuestas a “Muertos”

  1. Selene3000 Escribió:

    Bueno, bueno, qué gracia y dale..¿qué te habrá hecho a ti, Pepe, este fray Benito, Bendito, Feijoo?

    Las máscaras están de moda. Como bien dices, siempre se pueden hacer máscaras de máscaras

  2. pepemonteserin Escribió:

    Nada me hizo, me cae muy bien, y me interesa más que a la mayoría de los escandalizados fetichistas que lloran porque dicen que se destruyó la celda.

  3. Selene3000 Escribió:

    Estoy segura que sí, por lo que cuentas, te interesa más que a esos fetichistas.
    Un abrazo desde Barcelona

  4. Neo Escribió:

    ¿La celda de Feijoo era auténtica?
    Dicen que no
    A ver si al final el escándalo es por nada…

  5. pepemonteserin Escribió:

    No era auténtica, salvo dos muros, que siguen en pie, gracias a Dios y a nadie más; no lo era ni el balcón, que no había, era ventana. Los arquitectos de hoy no destruyeron nada, respetaron incluso lo falso: el suelo y las escaleras.

  6. Mañer Escribió:

    ¿Qué tontería es esa de que los arquitectos respetaron el suelo…? Como Pepe es aparejador sabe perfectamente que cuando se vacía un edifició sólo queda la fachada. Y en esta caso la medianera de la iglesia de la corte.

    El fetichismo de Monteserín por Feijoo es reciente, desde que surgió la polémica por la destrucción de la celda, y a río revuelto, tirar de internet y darse un barniz de Feijoo. Repasando su desbordante bibliografía anterior, ni una mención a Feijoo antes de la polémica. Así pues barniz oportunista y además superficial.

  7. Luis Valdés Escribió:

    Hola, yo me dedico a trabajar en finanzas y tengo una guardería con mi esposa, además de ser conferencista. Suelo leer a Monteserín, a quien hace tiempo descubrí por casualidad, y quiero que sepa que gracias a sus referencias he comenzado a leer al padre Feijoo, que encontré sus obras en internet y me parece bien interesante. Ahorita ya hasta ganas tengo de ir algún día a Oviedo.

  8. pepemonteserin Escribió:

    Al decir “respetaron el suelo” me refiero al suelo de entarimado de madera de castaño, no al “solar”. No es oportunismo sino actualidad; no obstante, hablé de Feijoo otras veces,
    una precisamente de su celda en el MAO, en agosto de 2008, en una página completa en La Nueva España. Visité el MAO y la celda, antes de inaugurarse. En cuanto a la consulta en internet no es ningún demérito, como si se hace a
    una biblioteca; ¿cómo acercarse si no a un autor muerto hace siglos. También estuve en el monasterio de Samos, en su celda (falsa)
    y con el actual prior.

Escribir comentario