Vulgo

Por Pepe Monteserín (17 de marzo, 2009)

Fray Benito Feijoo era un poco huraño, pero de ninguna manera un fraile soberbio, como alguien lo tildó. Decían que si quería una celda más grande y moderna, con techos más altos para su ego, que si se creía por encima del bien y del mal, que si oía la misa desde su celda del segundo por no ponerse a la altura de la feligresía, en una época de atraso, decadencia y mal gusto, y que si el cura de La Corte tenía que subir a darle la comunión. Pero, de ser cierto, no podría comulgar, pienso yo. Un jueves de 1760, día en que Feijoo despachaba con el vulgo, fue a verlo una comisión de caballeros ovetenses, “gran turba de los necios”, decía él, para reconvenirlo ante su recogido y altivo silencio, como si hubiera un Cielo para él solito. Fue entonces cuando el gallego replicó: “¡Sí, señores, modesto; muy modesto soy! ¿Cómo si no iba a recibir a gente como vosotros?”.

Categoría: General | Comentarios(1) | marzo 2009 |

1 Respuesta a “Vulgo”

  1. Selene3000 Escribió:

    Este fray sabía más que Lepe

Escribir comentario