Feijó

Por Pepe Monteserín (13 de marzo, 2009)

Los sábados hablo de plantas. Hoy feijó (“Phaseolus vulgaris”), o feixó, fresol, frejol, faba, judía, habichuela, mongueta… Alguna teoría sitúa el feijó en Grecia, procedente de India, otros aseguran que lo truximos del Perú los asturianos y exportamos luego a Europa. Los flamencos le dicen “fève turque”, y el farmacólogo Andrés de Laguna, en el siglo XVI, lo llama “frisol turquesco”. El feijó, de simiente con forma de riñoncito, lo hay de muchas castas: blanco, pinto y de varios colores solos o combinados hasta llegar incluso al negro-frijol. También difieren por su manera de crecer, unos son terreros, otros se encaraman y medran enroscados en cualquier pértiga, otros se enclaustran. Bien cocidos, una vez puestos a remojo y acompañados con gochu, dan mucho juego entre restauradores. Desaconsejo servirlo en bodas, salvo que quiera finalizarse con un concierto.

Categoría: General | Comentarios(0) | marzo 2009 |

Escribir comentario