Paredes

Por Pepe Monteserín (28 de diciembre, 2008)

José Paredes es de los asturianos coherentes. Entrad por la Rúa al Museo de Bellas Artes y, en el mismo estragal, pared izquierda, contemplad “Naturaleza muerta” (2005), surrealista acrílico sobre tabla, inspirado (él me dijo) en bodegones de Zurbarán y provocado por su inquietud acerca de la degradación del ambiente: desechos, abandono de los polígonos industriales, escombros, alambres sin función, maderas viejas, paisajes desolados, contaminación y decadencia, en un mundo en el que se pervierten incluso los dioses del Olimpo; una “Última Cena” suya es óleo de migajas, oxidadas latas vacías y desperdicios. Espacios de silencio (así decían los flamencos) que, según Emilio Marcos Vallaure, mi amigo recorre en solitario, con un lenguaje absolutamente suyo. De “Flores del mal”, me habla un Paredes baudelairiano; en efecto, sus lienzos se me figuran magnífica oración de pagano.

Categoría: General | Comentarios(0) | diciembre 2008 |

Escribir comentario