Ninguneo

Por Pepe Monteserín (30 de octubre, 2008)

No somos nadie, pero disgusta que nos lo demuestren. Menudo cabreo el de Gabino, después de que el Ministerio de Vivienda lo ninguneara en Madrid, en la firma de un convenio. Dice Octavio Paz, en “El laberinto de la soledad”, que el ninguneo consiste en hacer de Alguien, Ninguno, que la nada de pronto se individualiza, se hace cuerpo y ojos, se hace ninguno, menos que un revisor manco. Nada de ti, nada de mí, una brisa sin aire era Cecilia: nada de nadie. Eso lo lleva mal nuestro alcalde, retrechero, chulapo, rey de las farolas, e hizo mutis por el foro. Sabemos que cualquier hombre es ninguno y es legión y es nadie y uno mismo, pero también sabemos que nadie es más que nadie. De haber quien preste atención a personas, cosas y semovientes, ése es Gabino. Tire la primera coz quien no esté hermanado con Oviedo, no tenga acá pienso, calle o estatua.

Categoría: General | Comentarios(0) | octubre 2008 |

Escribir comentario