Verbena

Por Pepe Monteserín (17 de octubre, 2008)

Hoy administro verbena o hierba de los ensalmos, de hojas amargas y azuladas flores diminutas. Mitiga hinchazones antiguas, aplaca el fuego de San Antón, remite las fiebres cuartanas, mundifica las llagas sucias y, de regar con el agua de remojo de la verbena el suelo donde celebremos banquetes, se lograría especial regocijo entre los convidados. Hay una verbena macho, recta, airosa, y una verbena hembra, supina o trastornada, que se extiende a ras de tierra. Críase en los tejados de San Julián de los Prados, en frisos de la Catedral, entre la Sacristía y la Capilla de San Bartolomé, y en los contrafuertes del Prau de Pachu, y se recolecta en la noche de San Juan para resolver hechizos, de ahí “ir de verbena”. Frotaos con verbena la palma de la mano al ponerse el sol y seréis amados por quien primero os toque. Por ejemplo, tempranín, estrechádsela a Botín.

Categoría: General | Comentarios(1) | octubre 2008 |

1 Respuesta a “Verbena”

  1. elsubmarinobajoelgrifo Escribió:

    La Jolie tampoco sería mala opción.

Escribir comentario