Rodolfo

Por Pepe Monteserín (14 de octubre, 2008)

De dos maneras podemos acudir a la ópera: sabiendo de qué va, que nos permite aproximarnos a los matices, o sin tener puñetera idea del argumento, prestos a disfrutar de la sorpresa. Prefiero las dos. “Escenas de la vida bohemia”, de donde sacaron el libreto para “La Bohème” es una recopilación de artículos del modesto periódico “Le Corsaire”; su autor, Murger, entiende la bohemia como iniciación de cualquier artista que se precie, y asigna ese rol a Rodolfo, un joven poeta algo cretino que necesita que palme su amada Mimí para convertirse en tránsfuga del frangollo y la olla de grillos y abrazar las buenas costumbres. Avisado e intrigado a la vez, veré si la inmolación de la Mimí del Campoamor (Martina Zadro) es mejor que en la novela y me redime a mí también. Lo subrayé en la página 78 de “El Gatopardo”: “Mientras hay muerte hay esperanza”.

Categoría: General | Comentarios(0) | octubre 2008 |

Escribir comentario