Silencio

Por Pepe Monteserín (30 de septiembre, 2008)

Prestome que me pararan para soplar, a medianoche. Salía de Parque Principado, de ver “El niño con el pijama de rayas” (una perogrullada moral, sin emoción); por Cerdeño, en lugar de seguir hacia la Tenderina, giré a la izquierda hacia la A-66 y allí, acantonados en ese entronque, me aguardaba la Guardia Civil con sus espadas luminosas de venga acá p’acá, déjeme el permiso de conducir y ahora tome esta bolsita, saque la embocadura que hay dentro, incrústela en esta maquinita y sople hasta que yo le diga; y soplé hasta que me dijo adiós buenas noches. Cuánto me prestó no salir a cenar este viernes y qué euforia tras el holocausto nazi, la peli que sustituyó a las copas. Desde 1964 nunca hubo menos muertos en la carretera como este finde. El director de Tráfico, Pere Navarro, lo denomina “revolución silenciosa”. Es cierto, ya no se canta en los bares.

Categoría: General | Comentarios(2) | septiembre 2008 |

2 Respuestas a “Silencio”

  1. Anita Escribió:

    Al precio que está la gasolina, las cenas y las copas, no es de extrañar.

  2. Selene3000 Escribió:

    A mi no me presta tanto que me paren pa soplar, hace que me sienta violenta, me irrita, pero en fin..
    Yo leí la susodicha novela, es cierto, le falta emoción, la encontré simplona, sin corazón, quizá el final se salve.
    Qué penita que ya no se cante en casa, en los bares.
    Con lo prestoso que ye cantar.

Escribir comentario