Perdón

Por Pepe Monteserín (29 de septiembre, 2008)

Casi todas las de Paul Newman fueron sus mejores películas; un lunar: “El cáliz de plata”, estrenada en marzo de 1955 (era alcalde de Oviedo Ignacio Alonso de Nora). Teñido de moreno, con una lamentable minifalda, “vestido de cóctel”, dijo él, interpreta a Basil, esclavo griego que esculpió el cáliz de la Última Cena. Durante una semana, en 1963 (era alcalde de Oviedo Antonio Rico de Eguíbar), el Canal 9 americano emitió “Silver Chalice”, que coincidió con este anuncio-esquela en “Los Ángeles Times”: “Paul Newman pide disculpas todas las noches de esta semana”. Mil doscientos dólares gastó el de Ohio en excusarse; más de lo que ganó como esclavo. Dice Calderón de la Barca, al final de “El gran teatro del mundo”, en 1635 (era obispo de Oviedo Martín Carrillo): “Y pues representaciones es aquesta vida toda, merezca alcanzar perdón de las unas y las otras”.

Categoría: General | Comentarios(0) | septiembre 2008 |

Escribir comentario