Presupuesto

Por Pepe Monteserín (25 de septiembre, 2008)

Nuestro presidente del Principado dice que basa su lucha contra la crisis económica en el esfuerzo, el trabajo y la aprobación de los Presupuestos, algo más de mil millones de euros en inversiones, o sea, cerca de doscientos mil millones de pesetas (¿por qué se dirá “de las antiguas pesetas”?, ¿hay pesetas modernas?). Vicente lanza una oferta al PP y a IU para pactar las cuentas y llama a la concertación a patronal y sindicatos, representados por Severino García Vigón, Antonio Pino, de CC OO, y Justo Rodríguez, de UGT, quienes, a su vez, critican de autocomplaciente el discurso de Álvarez Areces. Y seralo guapamente. Los que gobiernan están obligados al optimismo, de la misma manera que nunca oiremos a la oposición, a empresarios ni a sindicatos hablar de lo bien que van las cosas; dirán que hubo épocas mejores, pero no lo reconocerán hasta que empeoren.

Categoría: General | Comentarios(4) | septiembre 2008 |

4 Respuestas a “Presupuesto”

  1. elsubmarinobajoelgrifo Escribió:

    Una duda me asalta: El exceso de autocomplacencia y el optimismo sin mesura, ¿no conducirán inexorablemente a la pereza?

  2. pepemonteserin Escribió:

    No veo la relación entre optimismo y pereza; quizá está más cerca el pesimismo de la desesperación. Desde luego, no me parecen bien la autocomplacencia en unos ni el derrotismo en otros. Es uno de los defectos de la democracia, del partidismo. Pero soy demócrata, claro.

  3. Chus Escribió:

    La pereza suele venir más bien por el exceso de subvención, el optimismo -sin pasarse- hace que las cosas funcionen un poco mejor. Hay que ser optimistas incluso cuando vienen mal dadas para salir antes. La oposición ganaría con propuestas y arrimando el hombro, el gobierno desarrollando más la imaginación que parece un poco oxidada después de tantos años de buenos tiempos. Para Asturias aprobar los presupuestos es clave por la crisis pero también por el buen funcionamiento del sistema democrático.

  4. Anita Escribió:

    Supongo que el “grumete” se referirá al pensamiento de Saramago, en el sentido de que “los pesimistas son los que cambian el mundo, ya que los optimistas están encantados con lo que hay”.
    Dicho lo cual, estoy de acuerdo con los tres.

Escribir comentario